Historias para un puente fundamental

> Moncho Núñez Centella

LA VOZ DE LA ESCUELA

«Capricho con el puente de Andrea Palladio y la basílica de Vicenza». Pintura de Canaletto (1697-1768), que nos muestra en Venecia un puente que pudo haber sido y no fue, el de Rialto con tres arcos
«Capricho con el puente de Andrea Palladio y la basílica de Vicenza». Pintura de Canaletto (1697-1768), que nos muestra en Venecia un puente que pudo haber sido y no fue, el de Rialto con tres arcos INTERNET

Las ideas fundamentales casi siempre son provisionales

07 dic 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

La doble celebración de la Carta Magna o ley fundamental, por un lado, y el no menos fundamental dogma de la Inmaculada Concepción, por el otro, otorga a esta semana de diciembre la posibilidad del mayor puente del calendario. Quizás la proximidad de las fiestas navideñas pueda restar algo de emoción al proyecto, pero se trata sin duda de un puente único. Con esos dos pilares fundamentales, que este año resultan estratégicamente situados, podríamos llegar a construir una semana de tres arcos, completamente festiva, que no cabe volver a imaginar hasta el 2022. Por tanto, imaginemos caprichos con un puente: en las artes plásticas llamaron así los italianos (capriccio) a una creación fantástica, normalmente paisajística, donde se mezclan elementos reales e imaginarios, y se ordenan según la libertad del artista. El pintor veneciano Canaletto fue quien popularizó esos caprichos, produciendo toda una colección de tarjetas postales con vistas panorámicas de una Venecia que él idealizaba e inventaba con los puentes que quería.

Todo gran puente requiere su punto de audacia ingenieril. Esa es la característica que dio la victoria al arquitecto Antonio da Ponte, autor del hermoso puente de Rialto que hoy podemos admirar en Venecia. Fue en el año 1587 cuando tuvo lugar el concurso para sustituir la antigua construcción de madera que había sobre el Gran Canal, pues estaba muy deteriorada y se había derrumbado varias veces. Para la construcción del puente de piedra se presentaron proyectos de importantes artistas de la talla de Andrea Palladio, pero todos ellos ofrecían diseños más clásicos, con varios arcos de medio punto, de modo que se optó por el diseño de Da Ponte, que ocultaba los pilares del único arco (también de medio punto) bajo las aguas del canal. El ocultar de la vista esas bases hace que parezca un arco rebajado, de diseño mas ligero, y le pone ese punto de audacia formal. La clave está sumergida.

El adjetivo fundamental nos refiere al fondo (fundus) de las cosas, y está emparentado con profundo, fundar y fundamentar. Por ejemplo, las ideas fundamentales de la ciencia, a las que se refiere Einstein en su cita, incluyen dos conceptos que son la base del mundo físico tal y como lo concebimos: las partículas fundamentales y las interacciones fundamentales. En esas ideas basamos el que existan materia y energía, aunque desconocemos muchos detalles, y tiene razón también Mary Leakey en que las teorías vienen y van. A día de hoy se reconocen como constituyentes fundamentales de la materia los leptones (electrón y neutrinos) y los cuarks. Por otra parte, el concepto de interacción fundamental que manejan ahora los físicos tiene cuatro modalidades: la gravitatoria que se manifiesta en el peso de los cuerpos, la electromagnética que se evidencia en una dinamo, la fuerte que mantiene unidas las partículas en el núcleo de los átomos, y la débil, responsable de algunas desintegraciones radiactivas. Todo muy fundamental, pero provisional. Así es la ciencia.