La doble celebración de la Carta Magna o ley fundamental, por un lado, y el no menos fundamental dogma de la Inmaculada Concepción, por el otro, otorga a esta semana de diciembre la posibilidad del mayor puente del calendario. Quizás la proximidad de las fiestas navideñas pueda restar algo de emoción al proyecto, pero se trata sin duda de un puente único. Con esos dos pilares fundamentales, que este año resultan estratégicamente situados, podríamos llegar a construir una semana de tres arcos, completamente festiva, que no cabe volver a imaginar hasta el 2022. Por tanto, imaginemos caprichos con un puente: en las artes plásticas llamaron así los italianos (capriccio) a una creación fantástica, normalmente paisajística, donde se mezclan elementos reales e imaginarios, y se ordenan según la libertad del artista. El pintor veneciano Canaletto fue quien popularizó esos caprichos, produciendo toda una colección de tarjetas postales con vistas panorámicas de una Venecia que él idealizaba e inventaba con los puentes que quería.

Todo gran puente requiere su punto de audacia ingenieril. Esa es la característica que dio la victoria al arquitecto Antonio da Ponte, autor del hermoso puente de Rialto que hoy podemos admirar en Venecia. Fue en el año 1587 cuando tuvo lugar el concurso para sustituir la antigua construcción de madera que había sobre el Gran Canal, pues estaba muy deteriorada y se había derrumbado varias veces. Para la construcción del puente de piedra se presentaron proyectos de importantes artistas de la talla de Andrea Palladio, pero todos ellos ofrecían diseños más clásicos, con varios arcos de medio punto, de modo que se optó por el diseño de Da Ponte, que ocultaba los pilares del único arco (también de medio punto) bajo las aguas del canal. El ocultar de la vista esas bases hace que parezca un arco rebajado, de diseño mas ligero, y le pone ese punto de audacia formal. La clave está sumergida.

El adjetivo fundamental nos refiere al fondo (fundus) de las cosas, y está emparentado con profundo, fundar y fundamentar. Por ejemplo, las ideas fundamentales de la ciencia, a las que se refiere Einstein en su cita, incluyen dos conceptos que son la base del mundo físico tal y como lo concebimos: las partículas fundamentales y las interacciones fundamentales. En esas ideas basamos el que existan materia y energía, aunque desconocemos muchos detalles, y tiene razón también Mary Leakey en que las teorías vienen y van. A día de hoy se reconocen como constituyentes fundamentales de la materia los leptones (electrón y neutrinos) y los cuarks. Por otra parte, el concepto de interacción fundamental que manejan ahora los físicos tiene cuatro modalidades: la gravitatoria que se manifiesta en el peso de los cuerpos, la electromagnética que se evidencia en una dinamo, la fuerte que mantiene unidas las partículas en el núcleo de los átomos, y la débil, responsable de algunas desintegraciones radiactivas. Todo muy fundamental, pero provisional. Así es la ciencia.

En otras disciplinas como el arte, la economía, la música, la medicina, la educación, la literatura o la política hay, incluso con mayor libertad y frecuencia, continuos cambios de modas, de estilos, de criterios y hasta de dogmas y Constituciones. La mayor parte de los fundamentos que forman parte de nuestra cultura son variables, guste o no guste. Incluso algunos en relación con la ética y la moral. Pero todavía existen personas que necesitan verdades -que por serlo han de ser inmutables-, para lo que encuentran campo abonado en algunas religiones y credos políticos. Necesitan esas verdades, las creen firmemente, y sienten el (sagrado) deber de imponerlas. A estas personas, en general, se las llama fundamentalistas. Confunden fundamental con inmutable. Defienden la aplicación intransigente y estricta de las normas y prácticas establecidas. Por ejemplo, nunca harían un puente esta semana. Ni renovarían un dogma o una Constitución.

 Palabras con historia

Las teorías vienen y van, pero los hechos y datos fundamentales permanecen siempre.

Mary Leakey (1913-1996)

La mayoría de las ideas fundamentales de la ciencia son esencialmente sencillas y por regla general pueden ser expresadas en un lenguaje comprensible para todos.

Albert Einstein (1879-1955)

A la metafísica se la puede llamar la ciencia que trata de los errores del hombre como si fueran verdades fundamentales.

Friedrich W. Nietzsche (1844-1900)

No puede haber una revolución total sino una revolución permanente. Como el amor, es el goce fundamental de la vida.

Max Ernst (1891-1976)

He aquí una regla fundamental en los negocios: házselo a los demás, puesto que ellos te lo harán a ti.

Charles Dickens (1812-1870)

La angustia es la disposición fundamental que nos coloca ante la nada.

Martin Heidegger (1889-1976)

 actividades

1. Si llamamos ley fundamental a la Constitución es porque en general establece los principios o bases sobre las que se puede construir toda la legislación de un país. De ella se derivan las otras leyes y disposiciones, y supone la garantía de funcionamiento del sistema político. Aunque ninguna norma, orden, sentencia o acto administrativo puede ir en su contra, pues ello implicaría su nulidad, es posible su reforma, según dos procedimientos. Averigua el proceso que debe seguirse en cada uno, y los casos en que podría aplicarse.

2. Otras palabras derivadas del latín «fundus» son «fondear», «infundado», «latifundio», «minifundio», «hondo», «infundio». Escribe frases con cada término.

3. En «Casablanca», una película emblemática, Sam accede a cantar la canción que le pide Ilsa y, tras recordar que un beso todavía es un beso y un suspiro no es más que un suspiro, afirma que «las cosas fundamentales se valoran al pasar el tiempo». Aquí tienes la escena: (goo.gl/Q7CviJ).

Aunque va a cumplir 75 años, se trata de una película que ha ganado en popularidad desde entonces. Veamos, y después de documentarte: ¿Qué otras piezas de la cultura conoces que sean de 1942? ¿Alguna otra canción? ¿Alguna otra película? ¿Alguna pintura? ¿Alguna escultura? ¿Algún edificio? ¿Alguna novela?

4. A partir de una imagen del actual puente de Rialto en Venecia, que puedes encontrar fácilmente en Internet, dibuja cómo te imaginas la parte sumergida del arco.

5. Explosión creativa. Escoge tu preferida, sea ficción o realidad, entre estas diferentes versiones del puente de Rialto, todas obras de Canaletto: http://bit.ly/2gASKYb

actividades

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Historias para un puente fundamental