Un día sin deberes... escolares

La Convención de los Derechos del Niño celebra mañana los 25 años de su promulgación


Es un día de fiesta, no cabe duda. Y es que la historia de su consecución fue larga y no fácil. Tanta que bien vale la pena hacer una pausa y que hoy y mañana todo el colegio sean un clamor sin deberes añadidos, de esos que alargan en casa los ya saturados tiempos de aprendizaje. ¡Viva el tiempo libre!

Fiesta total, por ejemplo. Y que la familia también se llene de preguntas y buenas respuestas: «¿Hoy no traes deberes?». Pues no. «Hoy los niños somos todo un montón de derechos, y a los mayores os debemos que así lo hayáis reconocido y declarado hace 25 años».

LA DECLARACIÓN DE GINEBRA (1924)

Es un primer documento oficial donde se expresan en cinco claves con claridad cuáles son los derechos del niño. Destaca, por ejemplo, el modo de formulación directa y cercana que utiliza en la redacción del derecho que figura en segundo lugar: el niño hambriento, el niño enfermo, el niño deficiente?

n «El niño debe ser puesto en condiciones de desarrollarse normalmente desde el punto de vista material y espiritual».

n «El niño hambriento debe ser alimentado; el niño enfermo debe ser atendido; el niño deficiente debe ser ayudado; el niño desadaptado debe ser reeducado; el huérfano y el abandonado deben ser recogidos y ayudados».

n «El niño debe ser el primero en recibir socorro en caso de calamidad».

n «El niño debe ser puesto en condiciones de ganarse la vida y debe ser protegido de cualquier explotación».

n «El niño debe ser educado inculcándole el sentimiento del deber que tiene de poner sus mejores cualidades al servicio del prójimo».

LA DECLARACIÓN DE LA ONU (1959)

Presenta y define al niño como un ser humano sujeto de todos los derechos:

n «El niño es reconocido universalmente como un ser humano que debe ser capaz de desarrollarse física, mental, social, moral y espiritualmente con libertad y dignidad».

n En la declaración difundida por Unicef no aparece el carácter obligatorio que los diez principios deban tener para todas las naciones.

n Polonia, en 1978, presenta a las Naciones Unidas una versión provisional en 19 artículos, que se convertiría más tarde en la base para formular la Convención definitiva que llegaría diez años más tarde.

n En 1979 se celebra el Año Internacional del Niño y se crea un grupo de trabajo para la edición definitiva de los derechos.

LA CONVENCIÓN DE 1989

n Después de su promulgación por las Naciones Unidas, la Convención sobre los Derechos del Niño se convierte en ley que fue firmada por 20 países, entre ellos España. Sus 54 artículos han sido ratificados por 193 países y su cumplimiento debe ser controlado por el Comité de los Derechos del Niño.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Un día sin deberes... escolares