La logística de Gadisa, un medio para acelerar el viaje desde la huerta al cliente

Un engranaje perfecto logra que el producto fresco pase aquí el menor tiempo posible y en condiciones óptimas. Puedes consultar todos los vídeos y mesas de debate aquí


Betanzos

Llegar a diario a un millón de clientes con productos recién salidos de la tierra o el mar exige un engranaje perfecto y con una inercia ágil y experimentada. Gadisa la tiene. Desde el polígono de Piadela, en las afueras de Betanzos, los más de 200 camiones de este gigante de la distribución alimentaria cargan y regresan con la sincronización de un bus urbano. Lo mismo sucede con los proveedores. Aquí tienen sus puntos de entrada para dejar unos productos que apenas pasarán unas horas en la central de Gadisa antes de ser distribuidos.

«Todo está pensado para que el producto venga lo más cerca de la venta y esté aquí el menor tiempo posible, salvo productos que interese tener en stock por seguridad». Lo dice Adolfo Díaz, director de logística de Gadisa, responsable de que toda esta cadena de distribución fluya sin sobresaltos día a día. Pero aclara: «Nosotros no somos una empresa de logística, todo lo que hacemos en esa materia está pensado para el producto y para la tienda, la logística es una consecuencia de nuestro principal objetivo, que siempre es el cliente».

En el fondo, Gadisa es una intermediación entre el agricultor que cosecha sus verduras y el cliente que las compra en un supermercado, aunque entre ambos haya cientos de kilómetros de distancia. Además, los tipos de productos que transportan a las tiendas es tan variado que exige unas plataformas logísticas con diferentes temperaturas y humedad para su perfecta conservación. «Frutas, congelados, quesos, charcutería, cada uno requiere sus propias condiciones en nuestras naves antes de pasar a los camiones», explica Díaz.

La planificación no puede dejar nada a la improvisación. Los sistemas de almacén están conectados por radiofrecuencia, la mercancía entra y sale en tiempo real, el producto que llega con el proveedor es «matriculado» al entrar para garantizar la trazabilidad durante todo el proceso.

Gadisa también practica lo que se denomina la «logística inversa». Desde los puntos de venta, los camiones regresan con todo el cartón y plástico para ser compactado y darle una nueva vida a través del reciclaje. No es una cuestión anecdótica. Solo en este apartado trabajan más de 30 personas.

Mercaverde y el producto local

«Nuestra seña de identidad es el producto local». El responsable de logística de Gadisa, Adolfo Díaz, lo dice mientras camina por la primera nave que la compañía montó en 1991. Y esa apuesta por el producto local tuvo como consecuencia un crecimiento exponencial entre la distribuidora y los productores locales. Así, en junio de 1994 se abrió el primer almacén de frescos, Mercaverde. «Y ya desde el minuto 0 incorporamos proveedores de hortaliza de la zona de Betanzos, fuimos evolucionando y dándole más servicio a esos agricultores, les dimos asesoramiento, infraestructura, envases para que guardasen sus productos, medios para descargar,...», añade Díaz. Y el crecimiento obligó a una ampliación del almacén de perecederos en el 2002. Entonces Gadisa originó una riqueza en numerosos agricultores que apostaron decididamente por sus huertos e invernaderos sabedores que sus productos tendrían salida con este gran empresas de distribución alimentaria. Díaz rescata una entrañable anécdota de los inicios de Gadisa: «Teníamos un proveedor que venía en burro, entonces no había tanta capacidad de producción en la zona, pero muchos se incorporaron como proveedores y crecieron con nosotros».

Mercaverde nació así vinculado al producto local y a una máxima de Gadisa: «Al producto hay que tratarlo bien, pero al fresco, todavía mejor».

Una planta satélite en Medina del Campo

La flota de 210 camiones de Gadis alcanzan todos los rincones de Galicia, de donde también se surten con numerosos proveedores. «En logística 200 kilómetros no suponen gran cosa, el productor puede traer su verdura por la mañana desde cualquier provincia gallega», señala Adolfo Díaz.

Además de Galicia, Gadis alcanza numerosas tiendas y supermercados de Castilla y León. La fidelidad de la comunidad vecina a la popular marca gallega llevó a Gadisa a disponer de una nave de logística en Medina del Campo, donde también se surten de productos de esta zona. La firma gallega dispone de 20.000 metros cuadrados situados en un lugar estratégico, al pie de la autovía A6, concretamente en el punto kilométrico 165.

De este modo, la red de clientes de Galicia y Castilla y León se beneficia con el intercambio y la distribución de productos frescos de ambas comunidades.

Respuesta a la pandemia

La paralización de todo el país con el estado de alarma fue una prueba de fuego para el sector de la alimentación. En el caso de Gadisa se demostró que su estructura logística estaba lista para superar contratiempos de esta magnitud. «Lo que nos ha demostrado en este sector es una capacidad de músculo y de adaptación a una situación difícil. Las personas son la clave, los que han estado en las tiendas, en los camiones,... han hecho un gran trabajo, había que hacerlo en un tiempo muy corto y sin apenas información sobre la pandemia», explica el director de logística de Gadisa. Los supermercados afrontaron compras compulsivas los primeros días. «Afortunadamente en los almacenes no había problemas de suministro», recuerda.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

La logística de Gadisa, un medio para acelerar el viaje desde la huerta al cliente