Al menos 35 muertos en un ataque israelí contra una escuela de la ONU en un campo de refugiados en Gaza

Mikel Ayestaran ESTAMBUL / COLPISA

INTERNACIONAL

Reuters

El ejército de Israel confirmó el ataque al colegio del campo de refugiados de Nuseirat asegurando que allí se escondían terroristas de la unidad de élite de Hamás

06 jun 2024 . Actualizado a las 22:49 h.

Israel volvió a atacar una escuela de la ONU en Gaza con resultados devastadores. Entre 35 y 40 personas, al menos, han muerto en el bombardeo y 74 se encuentran heridas. Entre los fallecidos hay 14 niños y 9 mujeres. También 41 de las víctimas ingresadas en el hospital son menores y mujeres. Casi todos ellos han sido trasladados al Hospital de los Mártires de Al Aqsa, el más cercano, que precisamente en la noche del miércoles informó de la avería de uno de sus generadores eléctricos y, por lo tanto, la inhabilitación de parte de los servicios de urgencias.

Fuentes de este centro advirtieron de que numerosos heridos en el ataque aéreo podrían morir en las próximas horas debido a las condiciones precarias en las que trabajan los sanitarios. «No hay soporte para todos y las víctimas de este y otros ataques anteriores se amontonan incluso en los pasillos, donde el olor de la sangre es insoportable», aseguraron.

Dos o tres misiles, según las versiones, impactaron en el colegio de la Agencia de las Naciones Unidas para los refugiados palestinos (UNRWA) en el campo de Nuseirat, en el centro de la Franja. Desde el 7 de octubre, estas escuelas se han convertido en refugio improvisado para miles de familias y las imágenes que llegan de Nuseirat repiten las de anteriores ataques contra otros inmuebles parecidos. Según la agencia, 170 de sus escuelas han sido objetivo del Ejército desde octubre, con el resultado de 450 víctimas mortales.

El Ejército de Israel, que impide la entrada de prensa internacional y ha matado a más de cien periodistas palestinos, afirma haber llevado a cabo un ataque «de precisión» contra «una base empleada por Hamás». Según fuentes militares, en las escuelas había entre veinte y treinta miembros de esta organización y de la Yihad Islámica repartidos en dos aulas de la tercera y segunda plantas, separadas del resto del centro.

Hamás negó que contara con base alguna en el colegio e Ismail Al Thawabta, director de la oficina de medios de los islamistas, declaró a Reuters que «la ocupación utiliza historias falsas para justificar este brutal crimen». Una portavoz de la UNRWA rechazó que sus escuelas u otras instalaciones hayan sido utilizadas nunca con «fines militares o de combate».

Un millón de desplazados

Pasan los meses e Israel no consigue ni liberar a los cautivos, ni cazar a los líderes de Hamás. Son ya más de 36.000 los palestinos muertos y el Ejército se ve obligado a regresar a lugares donde había dado por derrotados a los milicianos islamistas. La operación en Rafah sigue abierta, pero Israel golpea también el centro de la Franja, una zona a la que ha llegado más de un millón de civiles en apenas tres semanas.

Las imágenes de la masacre de Nuseirat demuestran que el alto el fuego está lejos. El diario Asharq Al-Awsat reveló el jueves que Hamás no acepta la hoja de ruta de Tel Aviv por ser diferente a la que hizo pública Joe Biden la semana pasada. Fuentes islamistas declararon que exigen garantías claras de que la guerra terminará.