Ucrania cifra en 450.000 millones el coste de reconstruir el país tras la invasión rusa

Andrés Rey REDACCIÓN / LA VOZ

INTERNACIONAL

Personal de emergencias retira el cuerpo de una víctima en un centro comercial de Bélgorod, tras los ataques ucranianos.
Personal de emergencias retira el cuerpo de una víctima en un centro comercial de Bélgorod, tras los ataques ucranianos. STRINGER | REUTERS

Varios ataques de Kiev contra la región rusa de Bélgorod dejan al menos siete muertos, entre ellos una bebé que no llegaba a un año

15 feb 2024 . Actualizado a las 20:30 h.

Reconstruir y recuperar Ucrania durante la próxima década costará casi medio billón de euros. Concretamente, 452.800 millones, según una evaluación conjunta que el Gobierno ucraniano, el Banco Mundial, la Comisión Europea y la ONU publicaron ayer.

La cantidad ha aumentado en un 18 %, desde los 383.000 millones estimados hace un año. En cuanto a las prioridades inmediatas de reconstrucción, solo para el 2024, las autoridades han estimado que Kiev necesitará alrededor de 14.000 millones, de los cuales todavía faltan 9.000 por financiar.

Para conseguir esos fondos, Denis Shmigal, el primer ministro ucraniano, plantea una estrategia clara: «Deberían confiscarse los activos rusos congelados en Occidente, necesitamos empezar el proceso ya». Se refería al patrimonio de 300.000 millones de dólares que el banco central ruso guardaba entre la UE, Estados Unidos y Japón —entre otros países—, y que en el 2023 fueron bloqueados como castigo por la invasión de Ucrania.

Shmigal también señaló que Kiev está creando las condiciones para atraer inversiones privadas, acelerar el proceso de reconstrucción y transformar el país en su pugna por convertirse en miembro de la UE.

Ataque a Bélgorod

Poco después de las declaraciones de Shmigal, una batería de ataques sobre la región rusa de Bélgorod, junto a la frontera con Ucrania, dejó al menos siete muertos y casi una veintena de heridos, según las autoridades.

Entre las víctimas mortales hay una bebé de cerca de un año. Perdió la vida cuando su abuela, que también resultó herida, la paseaba en el carrito junto a una escuela. Un total de 14 proyectiles alcanzaron viviendas, fábricas, vehículos y un centro comercial —confirmaron los militares—, en lo que Rusia entiende como un contraataque después de que varios misiles suyos matasen a cuatro ucranianos hace una semana.

Maria Zajarova, portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, calificó los ataques como «terrorismo», y desde Moscú está previsto elevar una protesta en los foros internacionales, entre ellos el Consejo de Seguridad de la ONU.

Mientras caían las bombas, el presidente Volodímir Zelenski anunciaba que viajaría hoy a París y a Berlín, para reunirse con el presidente Emmanuel Macron y el canciller Olaf Scholz antes de participar, mañana, en la Conferencia de Seguridad de Múnich.

Al mismo tiempo, el Reino Unido se unía a Letonia para presidir la nueva coalición internacional de drones y entregar un millón de ellos a Kiev.