Gabriel Attal se convierte en el primer ministro más joven de Francia

La Voz REDACCIÓN

INTERNACIONAL

El actual titular de Educación llegó hace menos de seis meses al Gobierno

09 ene 2024 . Actualizado a las 16:59 h.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha nombrado este martes como nuevo primer ministro al actual responsable de Educación, Gabriel Attal, que a sus 34 años se convierte en el jefe de Gobierno más joven de la V República y el primero abiertamente homosexual, en sustitución de la dimitida Elisabeth Borne.

Macron recurre así a uno de sus ministros de mayor confianza, que incluso ha llegado a sonar como potencial delfín del presidente, y cuenta con experiencia también como portavoz del Gobierno. Attal prosigue así una fulgurante carrera que arrancó de la mano del propio Macron cuando este decidió fundar su movimiento político. 

Attal aterrizó en la formación de Macron, Renaissance, a través del Partido Socialista y el presidente no ha ocultado su confianza desde entonces hacia el joven político, al que algunos han bautizado como mini Macron o niño prodigio por su ascenso fulgurante. Ejerció como portavoz del Gobierno, viceministro de Cuentas Públicas y en el 2023 fue elegido titular de Educación, una de las carteras con más peso en Francia. Desde entonces, por ejemplo, se ha prohibido a las alumnas vestir la abaya, la túnica larga que utilizan muchas mujeres musulmanas y que cubre totalmente su cuerpo y se ha tenido que enfrentar al asesinato de un profesor en un instituto en la localidad de Arras.

Attal tendrá como primer reto relanzar la imagen del Gobierno de cara a la segunda mitad del quinquenio de Macron, en un año clave por la celebración de los Juegos Olímpicos y las elecciones europeas, después de que la estabilidad del Ejecutivo se viese seriamente dañada por el constante pulso en el Parlamento, donde se han presentado una treintena de mociones de censura.

La reforma de las pensiones y, más recientemente, la ley que modifica una batería de políticas migratorias -pendiente aún de la revisión del Consejo Constitucional- terminaron lastrando al Gobierno y, en particular, a la primera ministra saliente, Elisabeth Borne, que formalizó el lunes su dimisión.

Borne llamó en su carta de dimisión a «proseguir las reformas», que considera «más necesario que nunca» para tratar de lograr «una Franca más fuerte y más justa en una Europa más soberana», según Franceinfo. Macron se despidió de ella el lunes reivindicando su «ejemplar» labor.

«Es el señor Macron junior, que se especializa en la arrogancia y el desprecio», reaccionó Mathilde Panot, jefa de filas de los diputados izquierdistas de La Francia Insumisa. «Elisabeth Borne, Gabriel Attal u otro, será la misma política, así que serán las mismas críticas», añadió Oliver Faure, primer secretario del Partido Socialista.

En el plano personal, Attal es hijo de Yves Attal, un abogado y prestigioso productor de cine de origen judío tunecino y de Marie de Couriss, una empleada de una empresa de producción. Estudió en la prestigiosa École Alsacienne, uno de los colegios donde estudian los hijos de la élite parisina. Realizó sus estudios universitarios en Sciences Po y se licenció en Derecho por la Universidad de Panthéon-Assas.