Ucrania sufre uno de los ataques más intensos desde el inicio de la guerra

Rostyslav Averchuk LEÓPOLIS / EFE

INTERNACIONAL

ATLAS TV

Kiev advirtió hace semanas de que Rusia estaba acumulando misiles

30 dic 2023 . Actualizado a las 02:17 h.

Rusia atacó ayer a Ucrania con casi 160 misiles y drones, en una de las oleada más intensas de ataques desde el inicio de la invasión rusa —según la fuerza aérea ucraniana— que dejó al menos 31 muertos -la mayoría civiles-, 130 heridos y numerosos daños materiales.

Un total de 122 misiles y 36 drones fueron lanzados durante la madrugada del viernes, a los que siguió otra oleada pasado el mediodía. Al menos 87 misiles y 27 drones fueron derribados por las defensas aéreas, informó el comandante en jefe ucraniano Valeri Zaluzhni, mientras que el resto impactaron contra «infraestructuras esenciales, plataformas industriales y objetivos militares».

Así, sufrieron daños un hospital materno infantil y un centro comercial en Dnipró, un edificio de apartamentos en Odesa y una estación de metro en Kiev, junto con varias escuelas en Leópolis y viviendas en otras ciudades.

«Rusia atacó con todo lo que tiene en su arsenal», dijo el presidente Volodímir Zelenski en Telegram. Ucrania lleva semanas advirtiendo de que Rusia podría estar acumulando misiles para lanzar un importante ataque aéreo contra el sistema energético, informa Reuters. El invierno pasado, millones de personas quedaron sumidas en la oscuridad cuando los ataques rusos inutilizaron la red eléctrica.

Ira y determinación

«Responderemos a los ataques terroristas. Y seguiremos luchando por la seguridad de todo nuestro país, de cada ciudad y cada ciudadano. El terror ruso debe perder y perderá», tuiteó Zelenski.

Muchos ucranianos se pasaron la noche en vela, escondidos en refugios antiaéreos o en baños y pasillos dentro de sus viviendas.

«Lo que más me asustó fue un mensaje de una compañera diciendo que el hospital materno de Dnipró, en el que dio luz a sus hijos, ha sido incendiado», contó Olena, de 30 años, desde Kiev.

«¿Es así como [Vladimir] Putin demuestra que está dispuesto a negociar?», se preguntó, en alusión a las noticias recientes de medios occidentales sobre la supuesta intención del presidente ruso de entablar conversaciones de paz con Ucrania.

Serguí Prytula, el presidente de la famosa fundación sin ánimo de lucro del mismo nombre, afirmó tras los ataques que, al tratar con «terroristas globales», las concesiones sólo implicarían «la continuación del terror».

Muchos ucranianos son de la opinión de que este tipo de ataques solo van a incrementar la determinación de los ucranianos.

«Hace un año, cien misiles pusieron de rodillas la infraestructura energética. Ahora solo han conseguido enfadar al país y al Ejército», escribió en sus redes sociales Petró Shuklinov, famoso por su actividad como voluntario civil y recientemente enrolado en la armada.

Más medios de defensa

El ministro ucraniano de Asuntos Exteriores, Dmytró Kuleba, pidió a raíz del ataque «asistencia militar y financiera continuada, robusta y a largo plazo». «Sólo una mayor potencia de fuego puede silenciar al terror ruso», escribió en un comunicado.

Por su parte, el ministro de Defensa, Rustem Umérov, afirmó que es «evidente» que con semejantes reservas de misiles, el Estado agresor tiene la capacidad de seguir lanzando ataques similares y hará uso de ella.

Umérov aseguró que Kiev seguirá trabajando con los Gobiernos de los países aliados para recibir una cantidad suficiente de equipos de defensa antiaérea.

Entretanto los cazabombarderos rusos como los que se emplearon en el ataque siguen estacionados a la vista del mundo en sus bases, sin que Ucrania sea capaz de alcanzarlos, lamentaron algunos analistas.

Así, el comentarista militar Mykola Bielieskov señaló la asimetría entre las capacidades de ambos países, debido a la negativa de Estados Unidos y de Alemania a suministrar misiles de largo alcance a Ucrania.

«Mientras que Rusia libra una guerra total contra Ucrania atacando a civiles e infraestructura, a Ucrania se le niega la posibilidad de destruir en masa objetivos militares rusos en la retaguardia, como almacenes, puntos de mando y puentes, incluso en el territorio ucraniano que permanece ocupado por Rusia», declaró.

Polonia denuncia la entrada en su espacio aéreo de un misil ruso

El Ejército polaco denunció ayer la incursión de un misil ruso desde Ucrania, que entró temporalmente en territorio del país antes de regresar a las fronteras ucranianas.

«Todo parece indicar que un misil ruso entró en el espacio aéreo de Polonia y luego lo abandonó», hizo saber el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas polacas, el general Wieslaw Kukula. Los datos iniciales que baraja el Ejército ilustran una incursión del misil en su espacio aéreo en torno a las siete de la mañana. El proyectil se adentró 40 kilómetros sobrevolando el territorio polaco antes de regresar a Ucrania.

«Nuestro radar lo ha registrado y nuestros aliados lo han confirmado», añadió Kukula. En un primer momento, el Mando Operativo de las Fuerzas Armadas polacas señalaba que «un objeto aéreo no identificado ha entrado en el espacio aéreo de Polonia desde el otro lado de la frontera con Ucrania» y agregaba que «desde el momento en el que cruzó la frontera hasta que desapareció la señal, fue seguido por los radares del sistema de defensa aérea del país».

En abril de este año se hallaron los restos de un cohete aire-tierra de fabricación rusa en un bosque cercano a la ciudad de Bydgoszcz, en el norte de Polonia, y en noviembre del año pasado un misil impactó en Przewodów, a seis kilómetros de la frontera, y mató a dos agricultores polacos.