Un capo de la mafia cede a Italia una isla artificial frente a Dubái

La Voz REDACCIÓN

INTERNACIONAL

NASA

El narcotraficante, llamado Raffaele Imperiale, ya había entregado dos pinturas de Van Gogh y 1,8 millones de euros en criptomonedas

28 nov 2023 . Actualizado a las 16:31 h.

Un narcotraficante italiano ha entregado a Italia una isla artificial ubicada frente a la ciudad de Dubái, en Emiratos Árabes Unidos, durante un juicio en el que está acusado de importar a Europa más de 7 millones de toneladas de cocaína y de lavar dinero.

El capo, llamado Raffaele Imperiale, nació en la periferia de Nápoles y desde su detención en el 2021 en Dubái decidió colaborar con la Justicia, abriendo un proceso en el que ya ha entregado al Estado dos pinturas de Van Gogh y 1,8 millones de euros en criptomonedas.

Los dos lienzos de Van Gogh fueron localizados en su villa de lujo en Dubái, lugar al que fueron a parar tras ser robados en el museo de Ámsterdam dedicado al célebre pintor. El hecho llevó a que Imperiale fuera apodado en la prensa italiana como «il boss dei Van Gogh» (el jefe de los Van Gogh).

Además, recientemente entregó al Estado italiano un botín en bitcoines equivalente a 1,8 millones de euros, y que fue incautado por un juez de instrucción de Nápoles tras una operación financiera en la que se requirió una plataforma de intercambio de criptomonedas.

La última cesión del criminal es una isla artificial, que forma parte de un archipiélago artificial, cuyo nombre es Taiwán. Su valor se estima está entre 60 y 80 millones de euros y forma parte de un archipiélago artificial  llamado El Mundo, que representa a los cinco continentes.

Según la poca información filtrada de las investigaciones, Imperiale gastaba alrededor de 400.000 euros al mes en Dubái para mantener su lujoso estilo de vida, derivado de una actividad de narcotráfico en la que también participaba la mafia Ndrangheta, originada en Calabria (sur e Italia) y de las más poderosas del mundo en la actualidad.

Imperiale, que se enfrenta a una pena de 14 años y 10 meses de prisión, intenta demostrar su voluntad de cooperar con las autoridades con la esperanza de recibir una sentencia reducida. Estuvo prófugo cinco años hasta que fue arrestado en Dubái en agosto del 2021, en una macrooperación policial internacional que permitió desmantelar un supercartel de la cocaína responsables de introducir un tercio de esa droga que se mueve en Europa, según Europol. En marzo del 2022 fue extraditado a Italia.