La postura de Starmer sobre la guerra en Gaza provoca la primera gran rebelión laborista

Juan Francisco Alonso LONDRES / E. LA VOZ

INTERNACIONAL

El líder laborista, Keir Starmer, en una intervención en la Cámara de los Comunes.
El líder laborista, Keir Starmer, en una intervención en la Cámara de los Comunes. UK PARLIAMENT / MARIA UNGER | REUTERS

Renuncia ocho miembros de su dirección en el Parlamento, después de que 56 diputados  rompieran la disciplina de voto y apoyaran una moción que pedía un alto el fuego

16 nov 2023 . Actualizado a las 22:11 h.

Con la encuestas a su favor, el camino de Keir Starmer hacia el número 10 de Downing Street parecía despejado, hasta que estalló la guerra en Gaza. La postura que el líder laborista ha mantenido sobre el conflicto, donde llegó a defender el bloqueo total impuesto por Israel a la Franja, ha hecho saltar por los aires la aparente unidad que había en el partido en torno a él y provocado la primera gran rebelión interna.

56 de los 198 diputados laboristas rompieron la disciplina de partido y apoyaron la noche del miércoles una moción parlamentaria presentada por el independentista Partido Nacional Escocés (SNP, por sus siglas en inglés) que pedía «un alto el fuego inmediato» en Gaza.

Si esto no fuera suficiente ocho miembros del llamado gobierno en la sombra (como se conoce al equipo que controla la labor del Gobierno desde la oposición) presentaron su renuncia tras respaldar la moción, que, sin embargo, fue rechazada gracias a los votos de los conservadores y el resto de los laboristas.

Entre los dimisionarios están Jess Phillips, responsable de violencia doméstica y una de las figuras más prominentes del laborismo, y Afzal Khan y Yasmin Qureshi. «No veo cómo la actual acción militar haga otra cosa diferente más que poner en riesgo la esperanza de paz y seguridad para cualquiera en la región ahora y en el futuro», afirmó Phillips en su carta de dimisión.

La revuelta se produce después de que una veintena de concejales laboristas renunciaran al partido en protesta contra la postura asumida por Starmer, quien considera que un alto al fuego le permitiría a Hamás «reagruparse y volver a atacar a Israel». El líder laborista en Escocia, Anas Sarwar, y el alcalde de Londres, Sadiq Khan, también han cuestionado la posición de la formación.

Starmer lamentó lo ocurrido, pero no ha dado muestras de que vaya a modificar su postura. «Por supuesto que quiero que avancemos lo más unidos que podamos como partido, pero no esperen que les diga que mi principal preocupación es la unidad del Partido Laborista y no los rehenes y los civiles y niños inocentes que están muriendo en Gaza», dijo a ITV.

Por ahora las encuestas respaldan la línea de Starmer. Un 64 % de los musulmanes británicos piensan votar a los laboristas en las próximas generales, de acuerdo con una encuesta de la empresa Savanta.