Marion Maréchal traiciona a su tía Le Pen al unirse al ultraderechista Zemmour

Asunción Serena PARÍS / E. LA VOZ

INTERNACIONAL

Maréchal, en la isla italiana de Lampedusa, el mes pasado
Maréchal, en la isla italiana de Lampedusa, el mes pasado DPA vía Europa Press

Es la cabeza de lista del partido Reconquista en las próximas elecciones europeas

08 oct 2023 . Actualizado a las 12:11 h.

Marion Maréchal vuelve a la arena política seis años después de abandonarla, y lo hace como cabeza de lista de Reconquista, el partido del ultraderechista Eric Zemmour, para las elecciones europeas del 2024. Hubo un tiempo en que se la consideró heredera natural de su tía, Marine Le Pen, pero finalmente ha asumido convertirse en su rival.

En el 2017 provocó un seísmo en el seno del Frente Nacional, al anunciar, a sus 27 años, que no se presentaba a su reelección tras ser, durante toda la legislatura, la única diputada del partido de extrema derecha, y ahora vuelve para hacer campaña frente a su antiguo partido rebautizado desde entonces como Reagrupación Nacional (RN).

Maréchal está convencida de estar ante «una oportunidad histórica» que pondrá fin al dominio de centristas y liberales para dar paso a una nueva mayoría parlamentaria, una fuerza de derechas «auténtica», junto a otros partidos ideológicamente cercanos, como los españoles de Vox, los polacos del PiS y los italianos de Hermanos de Italia, que rechazan lo que ella llama visión «inmigracionista» de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

El año pasado, pocas semanas antes de las elecciones presidenciales, Marion Maréchal ya optó por apoyar públicamente a Zemmour en lugar de a su tía, Marine Le Pen, porque se siente ideológicamente más cercana del primero.

De esta forma, puso por delante la fidelidad a sus ideas personales antes que la fidelidad a la familia. El RN, antiguo Frente Nacional, fue fundado por su abuelo, Jean-Marie Le Pen, y reivindica ahora una visión «ni de derechas ni de izquierdas», da prioridad a la soberanía de la nación y apuesta por un antiliberalismo económico. Mientras que el partido de Eric Zemmour, se define como la verdadera derecha, aboga por una unión de todas las derechas (conservadores y extrema-derecha), da prioridad a la identidad nacional, defiende valores conservadores en temas sociales y opta por el antiliberalismo frente al exterior y el liberalismo en el interior de las fronteras.

Pero, al mismo tiempo, que se desmarca de Le Pen, Maréchal espera que las elecciones europeas les permitan construir «la unión de las derechas», como viene reclamando sin éxito el líder de Reconquista!. Están convencidos de que la mayoría de electores de derechas, que votan tanto a su formación, como a Los Republicanos (conservadores) y a la Reagrupación Nacional, desean esta alianza. El objetivo es «reunir a los votantes de derechas en torno a una gran batalla de civilización para defender nuestra identidad, nuestra cultura y nuestros valores, amenazados por la avalancha de inmigrantes y la islamización», afirmó durante el anuncio de su candidatura. De hecho, nada más conocerse la llegada de miles de inmigrantes a la isla de Lampedusa el pasado 14 de septiembre, Maréchal desembarcó en la isla para acusar a Francia y a la Unión Europea de «abandonar» Italia. Y quiere convertir las elecciones del próximo 9 de junio en una especie de referendo sobre la inmigración.