Zelenski aboga por «salvar la unidad europea» frente a la amenaza de Rusia

Pablo Medina GRANADA / ENVIADO ESPECIAL

INTERNACIONAL

El Gobierno aprobará un paquete de ayuda militar para Kiev que incluirá sistemas de defensa antiaérea, antidrones y artillería

05 oct 2023 . Actualizado a las 22:23 h.

Construir la Europa del futuro, dentro de la UE o fuera. Ese es el mensaje que trasladó el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, a los más de cuarenta líderes europeos que se dieron cita ayer en Granada en la reunión la Comunidad Política Europea (CPE), en la que destacó que el «afán compartido» de hacer del continente un baluarte de valores democráticos frente a las amenazas que afronta con Rusia no ha cambiado desde la última cumbre de ese foro en Moldavia.

Una Europa, dijo el presidente, que «solo puede levantarse sobre los cimientos de la seguridad, de la estabilidad y de la prosperidad». Por ello, y como semblanza del perseguido mensaje de unidad en torno a los países del Viejo Continente, destacó que el pegamento de la colaboración multilateral será «la común aspiración de abordar en este espacio flexible e informal los grandes desafíos a los que se enfrenta Europa, desafíos que no se detienen ante fronteras ni entienden de arquitecturas supraestatales, porque su impacto recorre nuestro continente de un extremo a otro».

Ayuda militar para Ucrania

Granada fue un escenario idóneo para el presidente en funciones de estrechar lazos con Kiev y mostró su apoyo a Ucrania ante la presencia de su presidente, Volodímir Zelenski, el cual llamó a los líderes europeos a «salvar la unidad europea» para «derrotar» a Rusia. Durante su reunión con Sánchez, este le informó de un nuevo paquete de ayuda militar y trasladarle que seguirá apoyando las necesidades militares de Kiev cuanto sea necesario. En concreto, el paquete de ayudas consistiría en seis lanzadores de misiles antiaéreos Hawk, antidrones y artillería para hacer frente a la previsible contraofensiva rusa de invierno y defender el nuevo corredor para la exportación de grano. Horas después, mantuvo un encuentro con el rey Felipe VI en las dependencias de la Alhambra.

Zelenski recordó el ataque en Járkov que mató ayer a al menos 51 personas para alertar que la unidad estratégica de Europa debe pasar también por el apoyo armamentístico de su país, sobre todo habida cuenta de la «incertidumbre» que supone la congelación de fondos estadounidenses para ayudar a Ucrania. «Si lo que queremos es que ninguna ciudad de Europa viva lo que está pasando en Járkov, tenemos que seguir unidos», refirió.

«Ciudad de la paz»

Aunque Pedro Sánchez elevó a Granada como «capital europea» y «ciudad de la paz», lo cierto es que nadie encarnó dicha virtud en la cumbre de la CPE, que cada vez refleja más muestras de desinterés. La ausencia de los presidentes Recep Tayyip Erdogan (Turquía) e Ilham Alíev (Azerbaiyán) dejó en evidencia la poca importancia que ven los dirigentes en este tipo de eventos.

Ucrania tuvo su protagonismo ante la falta de una declaración conjunta que se canceló a última hora después de que el primer ministro británico, Rishi Sunak, abandonara sorpresivamente la cumbre por «cuestiones de agenda», según fuentes diplomáticas presentes en el evento. El mismo Zelenski ni apareció en la foto de familia. Svetlana Tijanóvskaya, la líder opositora bielorrusa, tan solo fue invitada a la cena posterior a la cumbre en la Alhambra.

Aunque hubo interés por parte de las autoridades locales. Marifrán Carazo, alcaldesa de Granada, y Juanma Moreno, presidente de Andalucía, mostraron su indignación al no haber sido invitados a la cumbre. No obstante, desde la Presidencia de la UE aclararon que en este tipo de cumbres multilaterales solo asisten jefes de Estado y que, en una bilateral, sí podrían acudir.

El rey se reunió con Zelenski 

El rey Felipe VI ha mantenido un encuentro con el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, aprovechando la asistencia de este a la cumbre. El encuentro ha tenido lugar en las dependencias de la Alhambra y en él ha estado presente, por parte española, tanto el ministro de Asuntos Exteriores en funciones, José Manuel Albares, como el jefe de la Casa del Rey, Jaime Alfonsín. Por parte ucraniana, Zelenski ha estado acompañado por su ministro de Exteriores, Dimitro Kuleba, según se aprecia en las fotos de la cita difundidas por Zarzuela. El presidente ucraniano abandonó la ciudad tras este encuentro y no se quedó a la cena. 

Felipe VI apela a la «paz verdadera» en Europa 

El rey de España apeló ante medio centenar de líderes europeos a una «paz verdadera» en todo el continente, que no esté «basada en la fuerza de un actor» y que se fundamente en la democracia como el sistema que mejor respeta la diversidad.

Felipe VI hizo ese llamamiento en la cena que ofreció, junto a la reina Letizia, en Granada a los jefes de Estado y de Gobierno participantes en las cumbres de la Comunidad Política Europea y de la UE.

En su intervención ante los líderes europeos, entre ellos el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que acudió acompañado por su esposa, Begoña Gómez, el rey destacó el simbolismo de Granada (ciudad que calificó de «hermosa y mágica») como ejemplo único de fusión cultural en Europa.

Tras resaltar que Granada y España están entre las preferencias de los jóvenes europeos para estudiar en el programa Erasmus, subrayó que Europa está obligada a encontrar lugares de libre pensamiento y debate.

«Somos un continente con una larga historia común, también muy compleja, y aún hoy con posiciones nacionales y referencias culturales a veces divergentes», añadió.

La combinación de esa historia y de las diversas opiniones y sensibilidades considera que puede ser la razón de ser por la que en las últimas décadas los europeos han podido unirse en torno a sus valores comunes.

«En torno a la aspiración a una paz verdadera, no basada en la fuerza de un actor, sino en el libre consentimiento de todos, grandes y pequeños. En torno a una aspiración -ha continuado sin citar expresamente la guerra en Ucrania- a la verdadera democracia, como el sistema que mejor respeta nuestra diversidad, tanto dentro de nuestras fronteras como en todo nuestro continente».

El jefe del Estado español resaltó que Europa constituye una comunidad política con valores, aspiraciones e intereses compartidos, y ante ello es cuando ha considerado que la Comunidad Política Europea es «una herramienta indispensable » para todos los países que la conforman.

Un foro de encuentro que recordó que tiene entre sus objetivos lograr posiciones comunes, hacer oír la voz europea en la escena mundial y diseñar proyectos que favorezcan la prosperidad común en áreas como las infraestructuras o las telecomunicaciones.

El monarca confió en que el espíritu de Granada, que ha resumido en «el recordatorio visual de lo que la diversidad y la tolerancia pueden aportar cuando se canalizan como una ventaja», inspire las conversaciones presentes y futuras entre los líderes europeos.

Aceite, flamenco y la Alhambra

La cumbre de la Comunidad Política Europea tuvo, como en todo evento, sus detalles. Las calles de Granada estuvieron tranquilas todo el día con una fuerte presencia policial. La Alhambra, el monumento nazarí tan emblemático de la ciudad, se cerró al público. Una manifestación armenia frente a la catedral en contra de Azerbaiyán fue el único evento sonado del día.

Aunque estuviera cerrado, el palacio árabe sí se abrió para acoger la cena entre jefes de Estado, que desfilaron por el interior del complejo renacentista construido por Carlos V para que fuera su residencia durante su reinado.

Una vez en el interior de «la roja», traducción literal de la que casi fue considerada octava maravilla del mundo, fueron recibidos por el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, para iniciar una visita guiada que precedería a una cena de inspiración andalusí.

En la cena, cada uno de los invitados recibió una botella de aceite de oliva y un abanico. Antes, pudieron gozar de un espectáculo de flamenco que corrió a cargo de Marina Heredia —del Albaicín, uno de los barrios más antiguos de la ciudad con gran presencia de artistas—, Sandra Carrasco, la bailaora Irene Rueda y el guitarrista David de Arahal, todos ellos referentes de la tradición musical andaluza.

Antes de la recepción, las primeras damas tuvieron un plan paralelo a la cumbre en el que visitaron el Carmen de los Mártires, en el entorno de la Alhambra, y el Palacio de La Madraza, cerca de la Catedral, acompañadas de Begoña Gómez, la esposa de Pedro Sánchez. Carla Iohannes, la primera dama de Rumanía, visitó por su cuenta la Capilla Real, donde reposan los restos de los Reyes Católicos y recorrió varias calles del centro de Granada.