Evo Morales acusa al Gobierno de querer eliminarlo físicamente y se postula a la presidencia

Héctor Estepa BOGOTÁ / E. LA VOZ

INTERNACIONAL

Evo Morales, en septiembre del 2021, en un encuentro con los jóvenes militantes de Perú libre en la ciudad de Arequipa.
Evo Morales, en septiembre del 2021, en un encuentro con los jóvenes militantes de Perú libre en la ciudad de Arequipa. Europa Press / Contacto / El Comerci | EUROPAPRESS

«Me han convencido de que voy a ser candidato. Me han obligado, claro. La gente quiere, pero me están obligando», dice

26 sep 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

Evo Morales anunció, este domingo, su candidatura presidencial de cara a los comicios del 2025, confirmando así el cisma en su partido, el gobernante Movimiento al Socialismo (MAS) y la ruptura con el actual mandatario, Luis Arce, su antiguo pupilo.

«Me han convencido de que voy a ser candidato. Me han obligado, claro. La gente quiere, pero me están obligando. Tanto contra Evo desde la derecha, el Gobierno, el imperio», señaló el líder indígena, que presidió el país andino desde el 2006 al 2019, cuando dimitió, ante presiones de la policía y el ejército, en medio de señalamientos de fraude electoral en las presidenciales de aquel año.

Morales hizo el anuncio en una radio local, pero posteriormente certificó en la red social X, antes Twitter, su decisión, atacando duramente al Gobierno de Arce, a quien él mismo apoyó como candidato en las presidenciales del 2020.

El líder indígena asegura haberse postulado «obligado por los ataques del Gobierno, su plan para proscribir al MAS y defenestrarnos con procesos políticos, incluso eliminarnos físicamente». Fueron unas acusaciones muy duras, pero no las únicas. Morales también aseguró haber recibido información sobre la supuesta intención del Ejecutivo de detenerlo y enviarlo a EE.UU. Ambas facciones del MAS se acusan mutuamente de tener vínculos con el tránsito de cocaína en el país andino.

Se avecinan días críticos para el oficialismo. El MAS celebrará un congreso, la próxima semana, en la localidad de Lauca Ñ, situada en el Chapare, uno de los bastiones de Morales. A la cita no acudirán las facciones afines al presidente Arce —se ha hecho con el apoyo de importantes líderes sindicales, indígenas y campesinos— y los analistas prevén que en ese cónclave se aclamará al exmandatario como próximo candidato y se expulsará del partido tanto al actual líder boliviano como al vicepresidente.

Se barrunta en Bolivia que Arce podría contraatacar en breve con la convocatoria de un congreso de los afines a su facción para confrontar a los adeptos a Morales, o incluso crear su propio movimiento político, en un nuevo caso del pupilo que se rebela ante su maestro expresidente en América Latina.