Paramilitares rusos captan a los mercenarios del grupo Wagner

Andrés Rey REDACCIÓN / LA VOZ

INTERNACIONAL

Homenaje en San Petersburgo a Evgueni Prigozhin.
Homenaje en San Petersburgo a Evgueni Prigozhin. ANTON MATROSOV | EFE

El Reino Unido declaró el miércoles a la organización como «terrorista»

07 sep 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

Tras la muerte de Evgueni Prigozhin, líder del grupo de mercenarios rusos Wagner, sus miembros quedaron a la deriva. El resto de las compañías paramilitares del país intentan aprovechar la ocasión y, según el diario estadounidense The Wall Street Journal, están recogiendo a los soldados para que regresen a territorio ucraniano, esta vez de la mano del Kremlin.

Después del motín que protagonizaron en junio contra el presidente Vladimir Putin, el Gobierno ruso ofreció contratos a los mercenarios, informa Colpisa. Buscaba que se unieran al Ejército regular del país y les prometió que así evitarían posibles castigos. Sin embargo, de acuerdo con las convicciones de Prigozhin, la mayoría rechazaron la oferta. El Kremlin recurrió entonces a otro reconocido grupo paramilitar, Redut, como cebo para reclutar a las unidades.

Algunos altos mandos de Wagner, de hecho, ya habían abandonado la organización para adherirse a Redut antes de la muerte de Prigozhin. Y es uno de ellos quien supervisa ahora el reclutamiento, según el citado diario.

Los mercenarios de Wagner ya eran claves en la guerra de Ucrania a finales del 2022 y asumían el grueso de las operaciones del diezmado Ejército ruso. En momentos de crisis eran los únicos que conseguían mantener el empuje ofensivo. No obstante, además de los que combatieron en el frente ucraniano, se estima que Prigozhin contaba con otros 6.000 hombres en Oriente Medio y África que ahora trabajan para la seguridad de los líderes políticos locales. Según Colpisa, estas unidades también están en el punto de mira de Moscú.

Terroristas, según el Reino Unido

El Gobierno del Reino Unido declaró ayer a Wagner organización terrorista, informa Europa Press. Su ministra del Interior, Suella Braverman, presentó un borrador ante la Cámara de los Comunes para proscribir al grupo en el marco de la ley de terrorismo británica. La medida entrará en vigor el próximo 13 de septiembre, una vez los diputados lleguen a un acuerdo. Formar parte de la organización, apoyarla o utilizar su logo será considerado delito y podría implicar penas de 14 años de prisión o multas de hasta 5.000 libras (unos 5.800 euros).

Braverman acusó al grupo Wagner de ser «violento y destructivo». «Mientras el régimen de Putin decide qué hacer con el monstruo que ha creado, las actividades del grupo siguen sirviendo a los objetivos políticos del Kremlin», dijo.

Por su parte, el primer ministro británico, Rishi Sunak, aseveró que Wagner «hace peligrar la libertad en todo el mundo». Sostuvo que la organización actúa en múltiples países bajo las órdenes de Putin cometiendo «torturas, robos y barbarie».