Lo que se sabe del caso Daniel Sancho

Iago Castro-Pérez / D.S.

INTERNACIONAL

Daniel Sancho escoltado por las autoridades tailandesas a su salida de la comisaría de policía de Koh Phangan
Daniel Sancho escoltado por las autoridades tailandesas a su salida de la comisaría de policía de Koh Phangan SOMKEAT RUKSAMAN | EFE

Por ahora, la principal hipótesis de los forenses es que Edwin Arrieta murió por la propia acción de desmembramiento, tras darse un fuerte golpe en la cabeza

30 ago 2023 . Actualizado a las 18:57 h.

La policía tailandesa ha comunicado en una rueda de prensa que habrían acumulado suficientes pruebas de que el asesinato confesado por Daniel Sancho habría sido premeditado, por lo que recomendaron a la fiscalía la petición de la pena de muerte. El chef español admitió, tras ser detenido e interrogado, haber matado y posterior desmembrado al cirujano plástico Edwin Arrieta Arteaga. Según declaraciones a Efe de la policía local, la autopsia del cadáver de Edwin Arrieta habría confirmado que su muerte fue por degollamiento, probablemente por la propia acción de desmembramiento tras darse un fuerte golpe en la cabeza según las hipótesis de la policía local.

Sancho se declaró culpable de los cargos de asesinato con premeditación y ocultación de pruebas de un delito, aunque insiste en que era acosado por su víctima. «Soy culpable, pero yo era su rehén», declaró el acusado a Efe. Actualmente, el veinteañero se ha mostrado dispuesto a «colaborar en todo lo que pueda», pese a intentar en un primer momento exculparse del crimen. El joven de 29 años permanecerá en prisión preventiva en la cárcel del sur de Tailandia de Koh Samui al menos hasta que comience el juicio.

Su procesamiento depende de lo que dicte un tribunal local, pero la policía ha confirmado tener pruebas suficientes para acusarle de asesinato premeditado, tal y como informa Colpisa. La agencia asegura también de que los agentes locales han hallado el móvil de Sancho, en el que se han identificado amenazas de muerte escritas por el médico al que descuartizó.

Según Surachate Hakparn, subdirector de la Policía de Tailandia, la versión que maneja ahora mismo el cuerpo es la de que Sancho cometió el crimen de forma premeditada y consciente porque quería «dejar de sentirse atrapado» por la relación romántica que mantenía con la víctima.

Quién es Daniel Sancho

El español es el primer hijo del actor Rodolfo Sancho y Silvia Bronchalo. También su abuelo se dedicaba a la actuación. Se trata del intérprete Sancho Gracia, que encarnó a Curro Jiménez en los setenta. Él, sin embargo, vivía su vida lejos de la interpretación. Demostró interés por la gastronomía desde muy joven y actualmente se dedica a la cocina. Trabaja en la empresa de cátering La Bohème y en la hamburguesería Boogie, ambas en Madrid. Además, tiene un canal de YouTube, Puro disfrute, con temática culinaria.

El joven es un gran aficionado al deporte. Estuvo a punto de profesionalizarse como tenista. Sigue practicando disciplinas náuticas y de nieve, entre las que destaca el surf.

Su relación Edwin Arrieta

Edwin Arrieta era un cirujano plástico colombiano de 44 años, formado en la Universidad Metropolitana de Barranquilla, con el que mantenía una relación desde hace tiempo, al menos un año, según medios tailandeses. Sancho había conocido al colombiano a través de Instagram y este había incluso invertido en el restaurante del español. Según el arrestado, su conexión era puramente de negocios, negando que hubiese algo sentimental entre los dos.

Llegó a afirmar que el cirujano «estaba obsesionado» con él y que lo tenía amenazado. «Me engañó, me hizo creer que lo que quería era hacer negocios conmigo, meter dinero en la empresa de la que soy socio. Que hiciéramos cosas juntos, que fuéramos a México, Chile, Colombia, a abrir un restaurante. Pero era todo mentira. Lo único que quería era a mí, que fuera su novio», afirmó.

Al mismo tiempo, el español estaba saliendo con una joven desde hace cinco años, a la que tras conocerse el crimen y ser acusado de asesinato ha deseado «que sea feliz» . «No me va a esperar, ni debe», declaró el arrestado en El programa del verano, de Telecinco. Según él, su relación se vio afectada por su amistad con Edwin Arrieta. «Me tenía como rehén. Era una jaula de cristal, pero era una jaula. Me hizo destruir la relación con mi novia, me ha obligado a hacer cosas que nunca hubiera hecho», aseguró.

Pese a todo ello, el chef había pedido a su víctima que le acompañase a la fiesta Full Moon, en Koh Pha Ngan. Ambos se habían encontrado en un hotel de la isla, lugar en el que presuntamente ocurre el asesinato. 

El asesinato

Fuentes policiales locales afirman que Daniel Sancho ha declarado que había invitado a Edwin Arrieta a su habitación del hotel Bougain. En ella, el cirujano había insistido en mantener relaciones sexuales, pero Sancho se habría negado, desembocando en una pelea en la que el colombiano cayó al suelo, golpeándose antes con el lavabo.

Sin embargo, la policía local ha dicho en una rueda de prensa que el fallecido no murió por un golpe, sino después de ser degollado. «Tenemos ya los resultados definitivos de la autopsia. Primero se pelearon, según las pruebas en el lugar (del crimen). Daniel le dio un puñetazo, luego el doctor (Arrieta) se cayó y se golpeó la cabeza contra el lavabo, pero no murió en ese momento, sino cuando (Sancho) comenzó a cortarle el cuello, según los forenses», ha afirmado en una entrevista a Efe el subdirector de la Policía de Tailandia, Surachate Hakparn.

Posteriormente, Sancho trató de deshacerse del cadáver, desmembrando su cuerpo y separándolo en distintas bolsas de plástico, que tiró al basurero, y una bolsa de viaje. Esta última la arrojó al mar en la playa de Salad, cerca del hotel, según afirma el Bangkok Post. Tal y como declaró el mismo acusado, habría tardado unas tres horas.

El número dos de la policía tailandesa también ha asegurado que están «listos» para repatriar los restos mortales de Edwin Arrieta. «Por nuestra parte, estamos listos para repatriarlo. Personalmente, entiendo la necesidad de hacerlo lo antes posible, para que puedan llevarse a cabo las ceremonias y rituales necesarios», afirmó a Efe.

La investigación policial, a su ritmo. Aunque la Policía haya avanzado el cierre de la investigación y compartido detalles de la misma, el trabajo de compilación y análisis de las pruebas continúa en marcha de forma más discreta. Entre las pruebas del crimen hay prendas de ropa, ocho partes humanas, así como bolsas de plástico de color negro y verde donde se encontraron restos humanos. Sin embargo, tal y como ha afirmado la Policía, la clave de la investigación reside en una mochila con un cuchillo y una gasa con sangre que Sancho habría olvidado en un restaurante.

El móvil del crimen

Según sus declaraciones, parecía indicar que el móvil del asesinato fue un ataque de ira debido a la discusión con el fallecido. Pol Lt Gen Surapong Thanomjit, comisionado de la Región 8 de la Policía Provincial, afirmó al medio local que, aunque aún está por confirmar los motivos, «podría deberse a un ataque de celos», ya que no está claro todavía si su relación era únicamente comercial. El propio acusado ha reconocido en su confesión haber mantenido relaciones sexuales esporádicas con Arrieta.

Sin embargo, la Policía asegura tener pruebas suficientes para acusar al español de asesinato premeditado, crimen castigado con la pena capital en el país asiático. El jefe de investigación de la comisaría de Koh Pha Ngan, Somsak Nurod, afirmó a France Presse que «tenemos suficiente evidencia y ahora depende del tribunal empezar el juicio». Los agentes tailandeses han hallado 80.000 dólares, una cadena de oro y restos de sangre en la habitación de Edwin Arrieta.

Según Colpisa, la policía tailandesa ha encontrado en el móvil de Sancho amenazas de muerte escritas por Edwin Arrieta para evitar que cesaran las relaciones sexuales que mantenían desde hace un año, después de que el español tratase de cortar lazos con él. De hecho, el hijo de Rodolfo Sancho ya aseguró en su declaración inicial que lo había amenazado con difundir fotografías íntimas de ambos y con ejercer la violencia: «Me decía que ya sabía lo que era Colombia y lo que un hombre con 100 millones de dólares era capaz de hacer».

Estas intimidaciones forman parte del intercambio de mensajes que mantuvieron víctima y asesino y que los agentes locales están investigando. Por ello, el español podría haber planeado el asesinato durante sus vacaciones en Tailandia.

Tal y como refleja el informe policial, Sancho llega a la isla el 31 de julio y compra el primero de agosto varios cuchillos y bolsas de basura en una tienda, un día antes de que llegase al lugar Edwin Arrieta. El miércoles, el español recogió al cirujano a su llegada y fueron vistos en varios lugares públicos juntos, como un bar cercano al hotel.

Fue al siguiente día, el jueves 3 de agosto, cuando el propio Sancho denunció la desaparición de su amigo en la comisaría de la isla. Efe informa que poco antes, ese mismo día, la policía local había descubierto los restos humanos de Arrieta, en ese momento aún sin identificar. La suma de estos dos sucesos hizo que los investigadores comenzaran a interrogarlo como sospechoso el viernes 4 de agosto.

Hasta el momento, se ha confirmado que la policía ha encontrado ocho partes de las quince en las que fue desmembrado su cadáver, aunque se siguen buscando más, «especialmente en la playa», tal y como indicó la policía. Surachate Hakparn, agente a cargo de la investigación, admitió hoy que entre las partes del cuerpo de Arrieta que aún quedan por hallar una es el torso, junto al cual cree que podría localizarse el teléfono móvil del cirujano.

Búsqueda de los restos de Edwin Arrieta.
Búsqueda de los restos de Edwin Arrieta. SITTHIPONG CHAROENJAI | EFE

La familia de la víctima afirmó el sábado siguiente al asesinato que no realizaría declaraciones al respecto para «no entorpecer la investigación». Sin embargo, su hermana ha pedido a las autoridades policiales «que se haga justicia» para que el asesinato de Arrieta no quede «impune».

La policía tailandesa ya ha acusado públicamente al español de asesinato premeditado, pidiendo la pena de muerte. También han desechado la teoría de la existencia de un presunto cómplice. Así lo ha confirmado el detective Surachate Hakparn, «Big Joke», subdirector de la policía tailandesa conocido por resolver todos los casos que perjudican la imagen del país asiático.

El encargado de negocios de la Embajada de España en Tailandia, Vicente Cacho, ha afirmado que «el juicio no tiene fecha porque la investigación no ha terminado, a pesar de lo que se dijo en la rueda de prensa».

Dónde está Daniel Sancho

Actualmente, el visado del acusado ha sido revocado y se encuentra en la prisión de Koh Samui, en Tailandia, al menos hasta que comience el juicio. El comisionado de la Policía Provincial ha confirmado que ha dado instrucciones a los agentes de policía de la cárcel «para que lo vigilen de cerca por temor a que pueda recurrir al suicidio».

El abogado del español, Khun Anan, ha declarado que el período de prisión preventiva puede durar incluso 84 días, hasta que arranque el juicio. Su abogado afirma que su cliente «sabe lo que hizo» y que, tras explicarle el proceso judicial, se ha mostrado «relajado» y planeando cómo seguir con su vida en prisión

Sancho, por su parte, declara que la policía tailandesa le «está tratando muy bien» y en ningún momento se vio presionado para declararse culpable. Efe informa de que Sancho ha pedido que le lleven una medicación contra el estrés que estaba tomando y que tenía en la habitación de su hotel y ha solicitado hablar con su familia. Esto último podría atrasarse debido al período de cuarentena en el que está inmerso por covid-19.

Según informa Efe, la prisión de Samui, en la que se encuentra, está considerada como una cárcel «amable», para penas máximas de 15 años. Además, tal y como afirma la agencia, el español está interno en una división «más tranquila», con celdas «mejores» y menos presos. El director del centro, Watcharapong Boonsaior, ha declarado que «su estado anímico sigue siendo bueno».

Exterior de la prisión en la que se encuentra interno Daniel Sancho..Exterior de la prisión en la que se encuentra interno Daniel Sancho.
Exterior de la prisión en la que se encuentra interno Daniel Sancho. Ramón Abarca | EFE

En esto último disienten los asesores de la familia de Daniel Sancho, los abogados y criminólogos madrileños Carmen Balfagón y Ramón Chippirrás. «La prisión en la que está en Tailandia atenta contra los derechos humanos», afirman.

Su futuro

El abogado de Sancho, Khun Anan, confirma que «el juicio se celebrará en el Tribunal provincial de Koh Samui, que es la provincia donde se ha cometido el delito. Por eso, Daniel permanecerá hasta la celebración del juicio en la prisión local». El código penal de Tailandia contempla la pena capital para delitos de sangre como el asesinato, aunque suele ser conmutada posteriormente por cadena perpetua. Por el momento, el español has sido acusado de dos delitos: uno de asesinato con premeditación y otro de ocultación de pruebas de un delito de crimen.

El experto en Derecho Penal Álvaro Bernad, del despacho Ospina Abogados, ha confirmado que esto podría significar que sea extraditado a España para cumplir condena en el país. Bernard aseguró a Efe que esta situación podría darse siempre y cuando Sancho no sea condenado a muerte.

Aclara también que entre los dos países no existe un acuerdo de extradición para que un ciudadano de España sea juzgado en nuestro país por delito en suelo tailandés, aunque sí hay un acuerdo por el cual podrían solicitar su entrega después de ser condenado en Tailandia para que cumpla parte de su pena en una cárcel nacional. De esta forma, aunque el juicio deba ser en el país asiático, podría ingresar en prisión en España.

Por su parte, Emilio Ramírez, diputado responsable de Extranjería del Colegio de Abogados de Madrid, no ve posible que Sancho puede cumplir la pena en España. «Hay una confesión y la condena es más que probable. Habrá que ver si hay atenuantes que eviten la pena capital», sostiene.

Esto lo sostiene el fiscal del Estado de Tailandia, Khun Panikorn, que «por ahora no ve posibilidades» de que Sancho pueda cumplir la condena en España. «Si ha cometido el delito en tierra tailandesa, tiene que aceptarlo y cumplir la pena aquí», reconoció a Espejo Público. Añadió también que aunque «ya tienen casi todas las pruebas», el juicio podría celebrarse «como máximo en seis meses»

Por su parte, el abogado sevillano Luis Romero, portavoz en España de la familia de Edwin Arrieta ha anunciado que los parientes de la víctima han descartado pedir la pena de muerte a Daniel Sancho «por sus creencias religiosas». Por tanto, reclamarán la cadena perpetua en una cárcel tailandesa.

Su familia

Su padre, el actor Rodolfo Sancho, difundió un comunicado en el que señala que «por el bien de la investigación no puede hacer ningún tipo de declaración» y en el que pide «encarecidamente» respeto a la situación. Además precisa que «las manifestaciones que pueda estar haciendo Daniel son bajo una situación de presión emocional difícil de controlar», por lo que solicita «que no se especule más sobre lo ocurrido».

La familia de Daniel Sancho ha pedido a los medios de comunicación «que se abstengan de emitir cualquier juicio precipitado» y que no emitan informaciones «que pudieran interferir en el desarrollo de la Justicia y en el correcto procedimiento de la investigación, así como cualquier acción diplomática que pudiera estar en curso». En ese sentido, la madre de Daniel, Silvia Bronchalo, solo se ha pronunciado para apuntar que se está «haciendo una película de todo esto sin saber nada».

Asimismo, han afirmado en un comunicado el jueves 10 de agosto que «sienten mucho el fallecimiento de Edwin». También reiteraron su intención de no hacer más declaraciones «para respetar el momento tan doloroso que estamos viviendo ambas familias». La madre del acusado, Silvia Brochalo, lo visitó el jueves 17 de agosto. La exactriz ha reconocido que «nadie está preparado para recibir una noticia así». También agradeció a los periodistas que esperaban en la puerta de la cárcel «el interés, el respeto y la empatía» que están mostrando y reconoció que su hijo «está bastante mejor, está tranquilo».