China busca rebajar la tensión con EE.UU. ante la crisis del globo espía

María Puerto PEKÍN / E. LA VOZ

INTERNACIONAL

MARK R. CRISTINO | EFE

El Pentágono detecta un segundo dirigible sobrevolando Latinoamérica

05 feb 2023 . Actualizado a las 09:16 h.

China ha pedido calma ante la crisis diplomática abierta con Washington por la intrusión de un globo espía sobre el espacio aéreo estadounidense que motivó la cancelación de la visita prevista para este fin de semana del secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, cuyo objetivo era restablecer las relaciones entre las dos potencias, tras el encuentro que los presidentes Xi Jinping y Joe Biden mantuvieron durante la cumbre del G20 en Bali y donde acordaron impulsar los contactos de alto nivel.

El Ministerio de Exteriores chino aseguró este sábado en un comunicado que no se aceptará ningún pretexto «para atacar o difamar a China». El Gobierno de Pekín persiste en su versión de que el globo en cuestión es suyo, pero que solo se trata de un dirigible civil que se utiliza para la investigación meteorológica y que se habría desviado de su ruta por error entrando en el espacio aéreo de Estados Unidos.

El texto de Exteriores advierte que «no aceptará ninguna conjetura o exageración sin fundamento» y afirmaba que China «nunca violó el territorio y el espacio aéreo de ningún país soberano». Desde Pekín se acusa a la prensa y a la clase política norteamericana de inventar pretextos para atacar al país.

La madrugada del sábado, el Pentágono detectó un segundo globo chino en funciones de vigilancia sobrevolando América Latina. No especificó en que lugar, pero la aeronave fue avistada en Costa Rica y Venezuela, según medios de estos dos países.

Aunque China pide rebajar la tensión diplomática, añadió más leña al fuego con un extraño comunicado publicado el sábado en que ponía en duda el previsto viaje de Blinken a Pekín. Según el Ministerio de Exteriores, ni Estados Unidos ni China habían anunciado «nunca» que habría una visita oficial del jefe de la diplomacia estadounidense. Aunque aseguran que respetan la versión estadounidense. El comunicado puede ser un intento de salvar la cara ante la opinión pública China. 

«Mantener la calma»

El máximo diplomático chino, Wang Yi, mantuvo el viernes una conversación con Blinken al que pidió «mantener la calma, comunicarse a tiempo, evitar errores de juicio y controlar las diferencias». Por su parte el secretario de Estado norteamericano calificó la presencia del globo de violación del espacio aéreo estadounidense y aseguró que el incidente en vísperas de su vista «es perjudicial para las discusiones sustantivas que estábamos preparados para llevar a cabo». Taiwán, la seguridad regional y el covid-19 son algunos de los temas que había en la agenda entre las dos potencias.

Según expertos estadounidenses, el globo chino puede estar siendo dirigido por tecnología avanzada de inteligencia artificial, un sector en el que China es puntero. Su objetivo podría ser monitorizar los silos de misiles balísticos intercontinentales norteamericanos. Sin embargo, existen dudas sobre porqué China utilizaría globos espías cuando tiene satélites para estas labores.

EE.UU. derriba el globo chino acusado de espionaje militar

EE.UU. derriba el globo espía chino nada más llegar a aguas del Atlántico

Miguel Palacio

El globo espía descubierto el miércoles sobre el espacio aéreo de Montana prosiguió este sábado su trayectoria por el este de Estados Unidos en dirección al océano Atlántico. El artefacto sobrevoló del viernes al sábado los estados de Misuri, Kentucky, Tennessee, Carolina del Norte y Carolina del Sur antes de dirigirse a la costa.

La Casa Blanca había descartado derribar el dirigible mientras sobrevolara territorio estadounidense por seguridad y esperó para ello a su salida al mar. «Nos encargaremos de eso», dijo el presidente Joe Biden., que ya el miércoles había dado la orden de poner fin al vuelo del globo. Un caza estadounidense lo derribó con un misil nada más sobrepasar la costa  y los restos se hundieron en el Atlántico sin causar daños. Acto seguido comenzaba la operación para recuperar  lo que quedaba del artefacto y conocer así detalles de una misión con la que Pekín buscaba «vigilar sitios estratégicos».

Seguir leyendo