Polonia impulsa una coalición para enviar carros de combate a Ucrania

Olatz Hernández BRUSELAS / COLPISA

INTERNACIONAL

Los ucranianos sostienen pancartas y ondean banderas ucranianas durante una manifestación que apoya el despliegue de tanques Leopard y otro equipo militar en Ucrania,
Los ucranianos sostienen pancartas y ondean banderas ucranianas durante una manifestación que apoya el despliegue de tanques Leopard y otro equipo militar en Ucrania, OLIVIER HOSLET | EFE

España se descarta de la propuesta de Varsovia, mientras la UE eleva la presión sobre Alemania para acelerar el suministro de los Leopard II

24 ene 2023 . Actualizado a las 10:32 h.

Los llamamientos de países europeos al envío de tanques a Ucrania se intensifican, a medida que la guerra parece entrar en un momento decisivo. El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, animó a los países europeos a mandar armas «no solo para que el país se defienda, sino para que contraataque».

Polonia llevó este lunes la discusión a otro nivel, asegurando que pedirá permiso formalmente a Alemania para enviar carros de combate Leopard 2 a Kiev. A falta de la luz verde del Gobierno alemán, Polonia trata de impulsar una coalición internacional de países con los que acordar el suministro, entre los que estarían Dinamarca, Eslovaquia, Estonia, el Reino Unido, Países Bajos, Polonia, Letonia, Lituania y República Checa.

España se descarta

España se descartó de la propuesta polaca y apeló a la «unidad» dentro de la Unión Europea a la hora de adoptar una decisión sobre el suministro de estos carros de combate. «Es lo que desea España, que no haya temas que puedan ser divisivos porque podemos romper la unidad que es fundamental en estos momentos. Y, en segundo lugar, porque eso no sería eficaz para Ucrania», explicó José Manuel Albares al término de la reunión de ministros de Exteriores de la UE.

Soldados polacos transitan con tanques Leopard II.
Soldados polacos transitan con tanques Leopard II. JAKUB KACZMARCZYK | EFE

«Ha pasado casi un año desde el inicio de la guerra. Se pueden ver pruebas de los crímenes de guerra rusos (...) ¿Qué más necesita Alemania para abrir los ojos?», se preguntaba este lunes el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki.

Varsovia lidera el grupo de nueve países de la OTAN que se han mostrado dispuestos a entregar de tanques a Kiev. «Berlín no debería debilitar o sabotear las actividades de otros países», sostuvo. 

Nueva ayuda de la UE

Los Veintisiete se pusieron de acuerdo este lunes para destinar 500 millones de euros más al fondo para enviar armas a Ucrania, que se eleva ya hasta los 3.600 millones. Sin embargo, la Unión sigue sin lograr un consenso para dotar al Ejército ucraniano de los tanques que solicita el presidente Volodímir Zelenski.

Esta decisión necesita el visto bueno de Berlín, ya que el modelo Leopard 2 —el más adecuado para las fuerzas ucranianas por su modernidad y diseño— es de fabricación alemana. La iniciativa ya chocó con la negativa de Alemania en la reunión de los países aliados en la base militar de Ramstein, la pasada semana.

Con todo, la ministra de Exteriores alemana, Annalena Baerbock, aseguró este mismo fin de semana que no se opondrá a la exportación de carros de combate si algún país se lo solicita, una afirmación que pone contra las cuerdas al canciller Olaf Scholz. Este, por su parte, asegura que si se envía este tipo de armamento podría haber una escalada del conflicto.

A falta de que llegue la luz verde del Gobierno alemán, Polonia trata de impulsar un grupo de Estados dispuestos a enviar tanques al país, entre los que estarían Dinamarca, Eslovaquia, Estonia, el Reino Unido, Países Bajos, Polonia, Letonia, Lituania y República Checa. El ministro de Exteriores luxemburgués, Jean Asselborn, asegura que Ucrania necesita 300 tanques Leopard 2. «Alemania tiene más de 350 operativos y otros 200 almacenados», apuntó Morawiecki.

A su entrada a la reunión de ministros de Exteriores en Bruselas, el lituano Gabrielius Landsbergis animó a mandar a Ucrania «todas las armas disponibles para empujar el frente hacia delante». En su opinión, la UE debe empezar a pensar que «Rusia tiene que perder este conflicto para evitar nuevas guerras» y lamentó que el envío de carros de combate tenga que esperar a la decisión de Alemania. 

Kuleba pide más sanciones

Berlín no es la única capital reticente al envío de tanques a Ucrania. Fuentes diplomáticas europeas apuntaron a que «existen distintas opiniones» sobre cómo apoyar a Ucrania, pero los Estados miembro «tienen claro que el adversario es Rusia» y «hay un consenso para seguir apoyando» al país hasta lograr una «restitución total del territorio ucraniano» y una «derrota estratégica» de Rusia.

Borrell, por su parte, puso en valor la gran cantidad de compromisos alcanzados a nivel de los Veintisiete, entre los que está continuar con las misiones de entrenamiento para soldados ucranianos.

Mientras, el ministro de Exteriores ucraniano, Dmitro Kuleba, intervino en la reunión de forma telemática para pedir a la UE que acelere el despliegue de una nueva ronda de sanciones, centrada en la industria armamentística rusa. El diplomático pidió poner el foco en la , ya que «al destruir o limitar la capacidad de Rusia» en este ámbito, se podrá evitar que «cree nuevos medios de terror».

El ultraderechista danés Rasmus Paladan quemó el pasado sábado un Corán a las puertas de la Embajada turca en Suecia.

La quema de un Corán en Estocolmo reafirma el veto turco a la adhesión de Suecia a la OTAN

Mikel Ayestaran

La quema de un Corán por parte del político ultraderechista danés Rasmus Paladan a las puertas de la Embajada de Turquía en Suecia pone en juego el futuro de la OTAN. El presidente otomano, Recep Tayyip Erdogan, declaró este lunes al final de la reunión de su Gabinete que «aquellos que permiten tal blasfemia ya no pueden esperar nuestro apoyo para ingresar» en la Alianza Atlántica.

El Gobierno de Estocolmo, como también el de Finlandia, necesita la aprobación del de Ankara para formar parte del club militar occidental, y la acción de Paladan, que contaba con el permiso del Ministerio de Interior por considerarlo «un acto de libertad de expresión», tensa la relación con la cúpula política de Turquía.

Seguir leyendo