Rishi Sunak: «El Reino Unido es un gran país, pero no hay dudas de que nos enfrentamos a un reto económico profundo»

Juan Francisco Alonso LONDRES / E. LA VOZ

INTERNACIONAL

El extitular de Economía se convierte en líder del Partido Conservador y en nuevo primer ministro del Reino Unido tras abandonar Boris Johnson y Penny Mordaunt la carrera por Downing Street

25 oct 2022 . Actualizado a las 12:55 h.

Rishi Sunak hará historia por partida doble. En primer lugar, se convertirá en el primer descendiente de emigrantes indios en ocupar el cargo de primer ministro del Reino Unido en la historia y en segundo lugar, será uno de los más jóvenes, pues llega al puesto con 42 años. El exministro de Economía se ha hecho este lunes con las riendas del Partido Conservador y sucederá a Liz Truss, convirtiéndose en el quinto tory en ocupar el 10 de Downing Street en los últimos seis años.

El respaldo de casi 200 diputados de la formación y sobre todo la retirada de sus dos rivales: el antiguo premier Boris Johnson y la actual portavoz conservadora en la Cámara de los Comunes, Penny Mordaunt, el primero forzado por amplios sectores del partido y la segunda, incapaz de conseguir recabar el apoyo de los 100 legisladores necesarios para participar en las primarias, hizo innecesario tener que convocar a las bases y transformó el proceso en una elección por aclamación.

El triunfo de Sunak, que es un hindú practicante, se produjo justo el día en que esa religión celebra el inicio del año nuevo hindú. Y menos de dos meses después de haber sido derrotado por Truss en las anteriores primarias, que los tories celebraron para escoger al sucesor de Johnson.

«El Reino Unido es un gran país, pero no hay dudas de que nos enfrentamos a un reto económico profundo. Ahora necesitamos estabilidad y unidad; y haré todo lo necesario por unificar al partido y al país, porque esa es la única manera en la que podremos superar los retos que tenemos por delante y construir un futuro mejor y más próspero», declaró el flamante líder del partido en el Gobierno.

Las maniobras de la cúpula

El sentido de supervivencia parece haberse impuesto en el Partido Conservador, donde desde la dimisión de Truss las figuras más influyentes, de todas las tendencias, maniobraron con el fin de lograr dos objetivos: cerrarle las puertas a un eventual regreso de Johnson y buscar que Sunak fuera designado sin necesidad de nuevos debates que ahondaran en las divisiones; y, sobre todo, sin tener que consultar a las bases, mayoritariamente blancas y entre las cuales Johnson sigue siendo muy popular.

Los fieles al ex premier no le perdonan a Sunak el haber renunciado a principios de julio, desencadenando la crisis que forzó al entonces mandatario a dimitir.

En la cúpula tory consideran que la receta conservadora del exministro de Economía es la única alternativa para superar la actual crisis inflacionaria que atraviesa el país y así revertir los malos pronósticos de las encuestas. No obstante, la oposición no ha desaprovechado lo ocurrido para atacar a los conservadores y pedir elecciones generales anticipadas.

«Tuvimos una coronación, no una elección […] Sunak es rechazado hasta por los propios militantes conservadores», dijo la vicesecretaria general de los laboristas, Angela Rayner, quien reclamó comicios ya. «Los tories no pueden seguir designando un primer ministro cada mes», remató.

La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, también respaldó la solicitud de comicios anticipados y lanzó a Sunak el mensaje de que su territorio «jamás lo hubiera elegido».

Los tres grandes retos del líder conservador

La histórica crisis inflacionaria que padece el Reino Unido, impulsada sobre todo por el alza de la energía; las divisiones en el Partido Conservador y los problemas estructurales de la sanidad pública. Estos son los tres problemas más urgentes que deberá atender el nuevo primer ministro británico, Rishi Sunak.

El proceso que terminó encumbrando al extitular de Economía como el sucesor de la dimisionaria Liz Truss fue tan rápido e inusual que no dio tiempo a hacer promesas o a presentar propuestas a los ciudadanos. Sin embargo, su fallido intento por hacerse con las llaves del 10 de Downing Street en las primarias de septiembre da alguna pista.

Sunak calificó de «cuento de hadas» las promesas de Truss de impulsar el crecimiento mediante grandes recortes de impuestos y un mayor endeudamiento. «No es responsable endeudar a las próximas generaciones», llegó a decir y defendió su tesis de imponer un impuesto a las ganancias sobrevenidas de las petroleras y las energéticas.

Aunque prometió ayudas a los ciudadanos para lidiar con las facturas de la luz y el gas, nunca fueron tan ambiciosas como las que su rival propuso y trató de poner en marcha. Sin embargo, el hecho de que el actual ministro de Economía, Jeremy Hunt, sea uno de sus partidarios sugiere que el actual modelo, que prevé que ninguna familia pague más de 2.500 libras anuales (2.800 euros), seguirá en vigor.

Otros temas en la agenda

Las divisiones en el Partido Conservador también serán otro problema. Sunak deberá emplearse a fondo para lograr que sus políticas, tanto si incluyen recortes como aumentos de impuestos, salgan adelante. Los malos pronósticos de las encuestas, las cuales auguran que los laboristas ganarán las próximas elecciones con hasta 30 puntos de ventaja, están provocando mucho miedo entre los tories.

Las negociaciones con la Unión Europea sobre los problemas del Protocolo del brexit para Irlanda del Norte pueden agudizar esas fisuras.

Y, por último, está la crisis que afronta la sanidad pública. Las largas listas de espera y la falta de personal médico y de recursos amenazan con hacer colapsar al sistema.

Carlos III deja su descanso en Sandrigham para designar a su primer «premier»

La rápida elección, o aclamación, de Rishi Sunak como sucesor de Liz Truss pilló por sorpresa al rey Carlos III, quien se vio obligado a interrumpir un descanso vacacional y volver este lunes por la tarde a Londres. Esta será su primera designación de un jefe de Gobierno desde que el pasado 8 de septiembre ascendió al trono, tras el fallecimiento de su madre, Isabel II.

El monarca se encontraba desde este fin de semana en su residencia privada de Sandringham, situada en el condado inglés de Norfolk, a unos 180 kilómetros al norte de Londres. Se espera que este jueves el monarca reciba en audiencia en el palacio de Buckingham primero a Truss, para aceptar su dimisión, y luego a Sunak, a quien encargará oficialmente la formación de Gobierno. Los medios no han desaprovechado el momento para destacar que el nuevo premier es más rico que Carlos de Inglaterra.

La Bolsa sube

La Bolsa de Londres subió este lunes en torno a un 0,50 % después de que Sunak fuera proclamado futuro primer ministro. La libra esterlina bajaba un 0,38 % frente al dólar y un 0,56 % frente al euro, en un contexto aún volátil tras las semanas de convulsión en la política británica. La divisa subió significativamente la noche del domingo, después de que el ex primer ministro Boris Johnson se retirara de la carrera por el liderazgo.

En el centro de la imagen, los ex primeros ministros conservadores Boris Johnson, David Cameron y Theresa May, junto a sus predecesores en el cargo Tony Blair, Gordon Brown y John Major, el pasado septiembre, en uno los actos oficiales tras la muerte de Isabel II

De Cameron a Truss: los doce años «tories» que han arrastrado al Reino Unido al borde del abismo

Luís Pousa

Cuando el conservador Winston Churchill, después de vencer a los nazis en la Segunda Guerra Mundial, perdió las elecciones en 1945, despedazó al líder laborista que lo sucedió como primer ministro británico de un solo tajo: «Frente al 10 de Downing Street se detiene un taxi vacío. Se abre la puerta y de él sale Clement Attlee». De ese mismo taxi sin pasajero se han bajado los cuatro tories que desde el 2010 han ocupado el despacho de Downing Street: David Cameron, Theresa May, Boris Johnson y Liz Truss. Hasta su correligionario Churchill admitiría que, al lado de estos cuatro espectrales jefes de Gobierno, Attlee era un estadista de talla universal.

Seguir leyendo