Carlos III será coronado el 6 de mayo en la abadía de Westminster

Iñigo Gurruchaga LONDRES / COLPISA

INTERNACIONAL

Carlos de Inglaterra y la reina consorte, Camila, en una imagen de archivo
Carlos de Inglaterra y la reina consorte, Camila, en una imagen de archivo PETER DEJONGEFE

La propuesta de celebrar una ceremonia moderna y que introduzca cambios profundos en el protocolo, que se planteó los días posteriores a la muerte de Isabel II, se antoja ahora improbable

11 oct 2022 . Actualizado a las 20:43 h.

Carlos III será coronado rey el 6 de mayo del 2023, según han anunciado este martes los portavoces del palacio de Buckingham. En la ceremonia, que se celebrará en la abadía de Westminster, como ha ocurrido en casi todas las coronaciones desde hace nueve siglos, será entronizada también la reina consorte, Camila. Es habitual que pase este lapso de tiempo entre el fallecimiento de un monarca británico y la coronación del siguiente.

La ceremonia será oficiada por el arzobispo de Canterbury, como sucede desde 1066. Según la descripción de palacio, la coronación «reflejará el rol de la monarquía hoy y con la mirada puesta en el futuro, pero también enraizada en la tradición y la pompa». Ha tenido la misma estructura en el último milenio. El nuevo soberano es ungido, bendecido y consagrado por el líder espiritual de la Iglesia anglicana.

El rey fue investido como príncipe de Gales en el castillo Caernarfon, en una ceremonia moderna diseñada por su tío, el fotógrafo lord Snowdon, marido de Margarita, hermana de la reina Isabel. Durante años se ha especulado si su coronación introduciría cambios profundos. Se sugería, por ejemplo, que, en vez de convertirse en Defensor de la Fe, modificaría el título para devenir Defensor de las Fes. Pero parece ahora improbable.

La dinastía católica del ducado de Norfolk, que tiene un papel destacado en la organización de algunas ceremonias de los monarcas británicos, ha tenido un tropiezo molesto. El actual duque fue multado en septiembre y se le retiró el carné de conducir durante seis meses por acumulación de puntos. Pidió comprensión a los magistrados para que le permitieran cumplir sin restricciones sus delicadas funciones, pero no le hicieron caso.

Controversias

La coronación de Carlos III será una nueva proyección al mundo de la pompa ceremonial británica. Esta asegurada la presencia de las familias reales europeas y de las dinastías del Golfo Pérsico, con las que el actual rey ha mantenido una relación estrecha. Su interés, además de la captación de fondos para sus actividades benéficas, ha sido cultural. Su madre tenía amistad con jeques del Golfo por compartir la afición por los caballos.

Tras las jornadas intensas que siguieron al fallecimiento de Isabel II, Carlos III y Camila regresaron a Escocia para pasar un tiempo de retiro, con algunas actividades protocolarias. Otros miembros de la familia, como los duques de Wessex o la princesa Ana, han emprendido viajes internacionales. La monarquía británica parece reducir el tamaño de los que cumplen con deberes públicos.

Los príncipes de Gales, que son los miembros más populares, han estado en Irlanda del Norte y en Gales, donde el ayuntamiento de Gwynedd les recibió pidiendo que renuncien al título. Se considera como un símbolo de la opresión inglesa, porque el título fue usurpado en el siglo XIV a los príncipes galeses. En esa zona del noroeste de Gales, el rechazo a Inglaterra es intenso. En la investidura de Caernarfon, en 1969, Carlos llevaba por precaución un chaleco antibalas.