Berlín repatria a las últimas militantes alemanas del Estado Islámico y sus hijos desde Siria

Juan Carlos Barrena BERLÍN / COLPISA

INTERNACIONAL

Fuerzas kurdas vigilan el campamento de Al Hol, que alberga a familiares del grupo yihadista del Estado Islámico, en el nordeste de Siria.
Fuerzas kurdas vigilan el campamento de Al Hol, que alberga a familiares del grupo yihadista del Estado Islámico, en el nordeste de Siria. STRINGER | REUTERS

Cuatro mujeres y un joven, que se encontraban en un campamento kurdo, fueron detenidos tras su llegada a bordo de un transporte militar de EE.UU.

06 oct 2022 . Actualizado a las 18:14 h.

Alemania ha finalizado la repatriación de las últimas ciudadanas y niños de este país seguidores de la organización terrorista Estado Islámico (EI), que se encontraban hasta ahora en un campo de prisioneros controlado por milicias kurdas en el nordeste de Siria.

Siete niños y cuatro mujeres llegaron el miércoles por la noche al aeropuerto de Fráncfort a bordo de un avión de transporte militar estadounidense, anunció este jueves la ministra federal de Exteriores, Annalena Baerbock.  Con el mismo grupo fue repatriado un joven de 20 años que fue llevado por su madre a Siria cuando tenía once.

Todas las mujeres y el joven fueron detenidos nada más pisar suelo alemán acusados de colaboración con organización terrorista, entre otros cargos.

Una de las detenidas, identificada como Marcia P., de 33 años, es sospechosa además de haber estado implicada en el 2016 junto con su marido en un plan para introducir a comandos del EI en Alemania para cometer atentados, informa Efe. La tarea de Marcia P. consistía presuntamente en emparejar a estos yihadistas con mujeres islamistas residentes en Alemania que actuasen como tapadera.

La titular germana de Exteriores se mostró aliviada de que «con esta acción puedan cerrarse prácticamente casi todos los casos conocidos» de mujeres de nacionalidad alemana casadas con militantes de Estado Islámico y que viajaron a Siria para estar junto a sus maridos cuando el grupo yihadista controlaba una buena parte de Siria.

Los niños «no tienen la culpa de la fatal decisión para su vida tomada por sus padres», afirmó Baerbock, quien comentó que «al fin y al cabo son también víctimas de Estado Islámico y no podíamos abandonarlos sin perspectivas en los campamentos del nordeste de Siria». La jefa de la diplomacia alemana subrayó, sin embargo, que la mujeres y el joven repatriados deberán responder por sus actos ante la Justicia alemana.

La responsable de Exteriores agradeció el apoyo recibido por la administración kurda a la hora de posibilitar la repatriación y el apoyo logístico de Estados Unidos para el traslado del grupo.

El Gobierno federal ha llevado a cabo seis operaciones de repatriación para posibilitar el retorno a Alemania de 26 mujeres, 76 niños y un joven con ciudadanía germana. Los últimos se encontraban en el campo de prisioneros para militantes de Estado Islámico en la localidad de Roj, en el Kurdistán sirio. Muchos combatientes de Estado Islámico hicieron llegar a sus familias a Siria e Irak a partir del 2014 cuando la organización terrorista proclamó su califato. Una coalición internacional dirigida por Estados Unidos y con decisivo apoyo kurdo acabó con ese régimen radical islamista en el 2019.

Desde entonces numerosos seguidores del Estado Islámico fueron tomados prisioneros y se encuentran en muchos casos con sus familias encerrados en campamentos bajo control kurdo al nordeste de Siria. Las autoridades kurdas han exigido reiteradamente que los países de origen se hagan cargo de esas personas que viven en condiciones penosas en campamentos saturados y las repatríen.