Pionyang lanza un misil sobre Japón e indigna a la comunidad internacional

maría puerto PEKÍN / E. LA VOZ

INTERNACIONAL

Varios ciudadanos siguen la intervención del líder norcoreano en una pantalla gigante en una calle de Tokio
Varios ciudadanos siguen la intervención del líder norcoreano en una pantalla gigante en una calle de Tokio ISSEI KATO | REUTERS

Es el primer lanzamiento de este tipo hecho por Corea del Norte desde 2017

24 oct 2022 . Actualizado a las 10:44 h.

Corea del Norte desafía a la comunidad internacional con el lanzamiento de un misil sobre territorio japonés que ha impactado en el Pacífico. Piongyang puede estar intentando crear una crisis, que incluya algún ensayo nuclear, para forzar una nueva negociación con EE.UU. y conseguir levantar alguna de las sanciones que ahogan su economía.

El líder norcoreano tensa las relaciones con una escalada de lanzamientos de misiles, mientras que Estados Unidos y Corea del Sur han respondido realizando un «simulacro de bombardeo de precisión». Washington y Seúl marcan territorio asegurando que pueden llevar a cabo ataques certeros contra instalaciones militares norcoreanas que representen una amenaza.

Es la primera vez en cinco años que Piongyang prueba un proyectil que sobrevuela territorio japonés. El lanzamiento del misil de medio alcance muestra la voluntad del líder norcoreano, Kim Jong-un, de intensificar los desafíos a EE.UU. y a sus aliados en la región: Corea del Sur y Japón. Los tres países han estado realizando maniobras militares conjuntas, que este año por primera vez han incluido ejercicios navales y pruebas antisubmarinos.

A primera hora de la mañana de ayer sonaba la alerta en el norte de Japón por el lanzamiento del proyectil. No era un misil cualquiera, alcanzó una altura de cerca de mil kilómetros, superior a la distancia de la Estación Espacial Internacional, y recorrió unos 4.600, la distancia más larga que nunca había recorrido un misil norcoreano. Es muy posible que tuviera capacidad para impactar en la isla estadounidense de Guam, en el Pacífico.

Es el quinto lanzamiento de misiles en diez días, aunque el de ayer representa un salto cuantitativo. Y seguramente la amenaza no quedará ahí ya que la inteligencia de Corea del Sur también ha advertido que Piongyang está dispuesto a realizar una prueba nuclear entre el 17 de octubre y el 7 de noviembre. De producirse, podría coincidir con la celebración en Pekín del XX Congreso del Partido Comunista chino que se inicia el 16 de octubre.

Desde principios de año el régimen de Piongyang ha multiplicado las pruebas de misiles y ya suma 23. Hace unas semanas también desafiaba a la comunidad internacional aprobando una ley por la que se declaraba un Estado con armas nucleares.

Toda esta actividad militar sugiere que Kim Jong-un podría estar intentando poner el foco sobre su país, en un momento en que la invasión de Ucrania y la amenaza de un conflicto militar en el estrecho de Taiwán ensombrecen el peligro nuclear de Piongyang.

Ahora los principales aliados del régimen norcoreano, China y Rusia, están más preocupados por sus propios enfrentamientos con EE.UU. y Occidente que por promover nuevas negociaciones. Y Piongyang lleva años soportando severas sanciones que repercuten duramente en su población.

Kim Jong-un podría buscar una posición de fuerza para que Washington acepte al país como potencia nuclear y negociar ayudas económicas. Ahora sería difícil que China y Rusia suscribieran una resolución de la ONU condenando a Corea del Norte. Sin embargo la escalada militar norcoreana impulsa el rearme de sus vecinos: Japón y Corea del Sur.