Putin advierte que la guerra contra Ucrania continuará «hasta el final» y dice que Rusia «no perderá nada»

M. P., R.. Mañueco MADRID, MOSCÚ / COLPISA

INTERNACIONAL

Vladimir Putin, a su llegada al Foro Económico de Vladivostok.
Vladimir Putin, a su llegada al Foro Económico de Vladivostok. VALERY SHARIFULINTASS Host Phot | EFE

El jefe del Kremlin: «Si Borrell viviera en los años 30 en España estaría del lado golpista»

08 sep 2022 . Actualizado a las 11:29 h.

La invasión de Ucrania es «un deber» de Moscú que necesita «cumplirse hasta el final», exclamó el presidente ruso, Vladimir Putin, durante su extenso discurso del miércoles en la sesión plenaria del Foro Económico Oriental de Vladivostok que reúne a 60 países y territorios en esta ciudad portuaria rusa. Después de acusar a Europa de sacrificar su nivel de vida para mantener la «dictadura» de EE.UU., el jefe del Kremlin sostuvo que «no hemos perdido ni perderemos nada» en esta guerra y, en cambio, el país sí saldrá fortalecido en su «soberanía».

Sobre la marcha de la guerra, Putin repitió su ya conocido argumento de que «las hostilidades comenzaron en el 2014, después del golpe de Estado en Ucrania, por parte de quienes no deseaban un desarrollo normal y pacífico y trataron de reprimir a su propio pueblo llevando a cabo una operación militar tras otra y sometiendo a la gente que vive en el Dombás a un genocidio durante ocho años».

Por eso, señaló que Rusia «respondió a aquello de forma consciente» y llamó la invasión de Ucrania «un deber» que necesita «cumplirse hasta el final». «No hemos comenzado nada en cuanto a operaciones militares, sino que solo estamos tratando de ponerlas fin», insistió.

Contra Borrell

Putin tuvo duras palabras para el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, en respuesta a unas declaraciones del político español realizadas el lunes pasado en las que habría calificado a Rusia como un «régimen fascista». «Si [Borrell] hubiera vivido en España en los años treinta y hubiera escuchado la frase 'Sobre toda España está el cielo despejado', la señal que dio comienzo al golpe del general Franco, ¿hubiera tomado las armas? ¿Y de qué lado estaría?», se preguntó Putin ante los asistentes al foro de Vladivostok.

A continuación, responderse él mismo: «En mi opinión, estaría del lado de los golpistas, igual que hoy apoya a los golpistas en Ucrania». El presidente ruso considera que «la fuente principal del poder actual [en Ucrania] es el golpe de Estado del 2014», en alusión a las protestas de la plaza del Maidán que concluyeron con la presidencia del ucraniano Viktor Yanukóvich.

El jefe del Ejecutivo de Moscú puso así el colofón a una serie de críticas vertidas por diferentes altos cargos gubernamentales rusos a las palabras de Borrell durante una conferencia interparlamentaria de Praga. No obstante, la Comisión Europea manifestó el mismo martes, un día después de ese discurso, que el jefe de la diplomacia de la UE no se pronunció en tales términos y que la equiparación de Rusia con un «Estado fascista» obedeció a un error de traducción.

Matización de Bruselas

Borrell, según la versión al inglés, dijo: «No tenemos un plan concreto sobre cómo derrotar a la Rusia fascista y su régimen fascista; se me ha preguntado, pero esa no es mi tarea, mi tarea es más modesta y es ayudar a Ucrania desde la unidad». Sin embargo, su oficina matizó que en esta declaración faltaba por apostillar que Borrell parafraseaba a un diputado estonio que se había referido a Rusia como un régimen fascista.

En cualquier caso, el vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia, Dimitri Medvédev, criticó el miércoles la «mente cerrada» de Borrell y su «repugnante» declaración. «Este funcionario debe figurar en la lista permanente de personas a las que no dar la mano y sin derecho a ser perdonado».