Cuenta atrás de Biden para frenar su caída y la división demócrata

C. Conejero N. YORK / COLPISA

INTERNACIONAL

El presidente electo de los EE.UU, Joe Biden, juró su cargo durante la ceremonia de investidura en Washington  el 20 de enero
El presidente electo de los EE.UU, Joe Biden, juró su cargo durante la ceremonia de investidura en Washington el 20 de enero MICHAEL REYNOLDS

A punto de cumplir un año en la Casa Blanca, el presidente deberá para sacar adelante una apretada lista de prioridades antes de las elecciones de septiembre

16 ene 2022 . Actualizado a las 21:07 h.

Tras un 2021 marcado por la vuelta a una cierta normalidad política y un balance mixto de altos y bajos, el presidente Joe Biden inicia el jueves su segundo año en el cargo con el horizonte cargado de desafíos. Y claroscuros. La fatiga de la pandemia, la subida de la inflación y la incertidumbre sobre la cadena de abastecimiento han tenido un impacto en el electorado, reflejado en un descenso del índice de aprobación del mandatario, que este reciente otoñó cayó por debajo del 50 %. Con el Senado dividido equitativamente y una famélica mayoría en la Cámara Baja, los demócratas podrían perder el control del Congreso en las legislativas de noviembre. 

La posición es, por tanto, precaria para iniciar un año fundamental en el que Biden tendrá que asignar con destreza su tiempo y limitado capital político para sacar adelante una apretada lista de prioridades. La investigación del comité de la Cámara de Representantes sobre el ataque al Capitolio se adentra en una carrera contrarreloj ante la posibilidad de que las elecciones legislativas puedan arrebatar a los demócratas el control del Congreso. Si los republicanos se hacen con él, la anulación de la investigación está asegurada. 

Sistema electoral

El Partido Republicano, en manos del extremismo trumpista, no esconde su aversión a esa indagación. Más de mil cargos públicos fueron cómplices del intento de Trump para anular su derrota en las urnas. El peligroso avance del movimiento antidemocrático tras el motín en el Capitolio ha investido de una nueva urgencia los esfuerzos para afianzar el sistema electoral antes de las elecciones en noviembre.