El Partygate desahucia a Boris Johnson

Juan Francisco Alonso LONDRES / E. LA VOZ

INTERNACIONAL

Boris Johnson, en una imagen de archivo.
Boris Johnson, en una imagen de archivo. DYLAN MARTINEZ | REUTERS

La unidad del Gobierno británico se resquebraja tras filtrarse el último escándalo: la instauración en Downing Street del «vino de los viernes»

16 ene 2022 . Actualizado a las 12:56 h.

El escándalo de las fiestas ilegales celebradas en Downing Street durante la pandemia parece no tener fin. Los británicos desayunaron el sábado con la noticia de que en la sede de su Gobierno se programó que todos los viernes se celebrarán reuniones, con música y bebidas alcohólicas de por medio. Brindis a los que no faltaba Boris Johnson, que alentaba al personal a «desahogarse» a pesar de las restricciones para frenar el covid. La cita se hizo tan popular que los asistentes compraron una nevera con capacidad para 34 botellas donde mantener frío el vino blanco y las cervezas, y se turnaban para abastecerse en un supermercado.

«Los vinos de los viernes» estrecha más el cerco sobre Boris Johnson y provocó el reproche de uno de sus ministros, que abrre la primera fisura en su Gobierno. «Este comportamiento es inaceptable. Se ha disculpado, lo cual es lo correcto, pero tiene que cambiar su comportamiento en el futuro», declaró a la BBC el ministro de Pensiones, Guy Opperman. Sus palabras revisten importancia desde el punto de vista político y humano. La primera, y más obvia, porque es el primer miembro del Gabinete que no sale en defensa de su jefe, sino que, por el contrario, cuestiona su participación en el llamado Partygate. Y la segunda porque Opperman perdió a sus hijos gemelos por culpa del virus a mediados del 2020, justo por las fechas en las que se produjeron algunas de las fiestas, y no pudo visitarlos ni a ellos ni a su esposa en el hospital, debido a las restricciones impuestas.

Johnson cada vez pierde más apoyos dentro del Partido Conservador. «Necesitamos liderazgo. Lidere o échese a un lado», declaró el presidente de la Comisión de Defensa de la Cámara de los Comunes, el diputado tory Tobias Ellwood.