El oficialismo argentino vive una tregua hasta los legislativas de noviembre

héctor estepa BOGOTÁ / E. LA VOZ

INTERNACIONAL

María Eugenia Cerruti | Reuters

Los líderes del peronismo entierran el hacha tras semanas de tensiones

13 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Calma después de la tempestad en Argentina, al menos mientras llega una nueva tormenta, ya anunciada. El presidente, Alberto Fernández, y la vicepresidenta, Cristina Fernández Kirchner, han enterrado temporalmente el hacha de guerra, después de dos semanas de tensiones, iniciadas el 12 de septiembre, con la abultada derrota del oficialismo en las primarias de cara a las legislativas de noviembre.

Los líderes del peronismo aparecieron hace dos semanas en un mismo acto. Fue en la Casa Rosada, lugar que Cristina Fernández solo ha pisado en tres ocasiones desde que es vicepresidenta. El objetivo oficial de la rueda de prensa era anunciar una ley mediante la cual el Gobierno quiere multiplicar las exportaciones del sector agroindustrial, pero a pocos se les escapaba que la razón real del encuentro era mostrar al público una imagen de unidad.

«Seguimos creyendo en la cultura del diálogo. Algunos usaron la pandemia para dividirnos y quiero que terminemos con el desencuentro. Dejemos de lado a los cultores del ‘no se puede’», reclamó el presidente, en un mensaje dirigido, aparentemente, a la oposición, pero quizás también al peronismo.