El acoso a los inmigrantes haitianos pone en cuestión las deportaciones de Biden

Caroline Conejero NUEVA YORK / COLPISA

INTERNACIONAL

En la última semana unos 13.000 migrantes, en su mayoría haitianos, acamparon bajo el puente internacional en la ciudad texana de Del Río.
En la última semana unos 13.000 migrantes, en su mayoría haitianos, acamparon bajo el puente internacional en la ciudad texana de Del Río. Adrees Latif | Reuters

Texas intenta frenar la entrada de migrantes con una barricada de vehículos

23 sep 2021 . Actualizado a las 11:19 h.

Las escandalosas imágenes de la patrulla fronteriza estadounidense acosando desde sus caballos a migrantes haitianos en la frontera sur han creado estupor en Washington y acrecentado el delicado momento político que atraviesa la Administración Biden. La torpe gestión del campamento que los acogía ha generado una avalancha de críticas de grupos proinmigrantes, congresistas demócratas, miembros de su equipo como la vicepresidenta, Kamala Harris, e incluso del sindicato de los propios guardias fronterizos.

La Casa Blanca ha condenado las tácticas agresivas utilizadas y ha pedido una investigación interna sobre el asunto. Pero lo que no ha logrado todavía es dar una solución a los problemas sanitarios y de hacinamiento de los cerca de 15.000 haitianos acampados entre Texas y México.

A la Administración Biden, que mantiene los vuelos para devolver a los inmigrantes, se le achaca que mantiene la política de Trump sobre la deportación de inmigrantes durante la pandemia sin darles oportunidad de solicitar asilo, solo eximiendo a los niños no acompañados. Para echar más lecha al fuego, el gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, ha enviado una flota de vehículos a la frontera para utilizarlos como barricada para frenar a los migrantes.