Los talibanes rompen su aislamiento aéreo

Mikel Ayestaran KABUL / ENVIADO ESPECIAL COLPISA

INTERNACIONAL

la aerolínea pakistaní Pakistan International Airlines (PIA) realizó este lunes su primer vuelo comercial a Afganistán.
la aerolínea pakistaní Pakistan International Airlines (PIA) realizó este lunes su primer vuelo comercial a Afganistán. MIKEL AYESTARAN

El emirato clama victoria al retomar la actividad comercial en el aeropuerto de Kabul,  que ha dejado de llamarse Hamid Karzai, dos semanas después de la retirada de EE.UU.

14 sep 2021 . Actualizado a las 18:29 h.

El aeropuerto internacional de Kabul recibió este lunes el primer vuelo comercial internacional de la historia del Emirato. Un avión de Pakistan International Airlines (PIA) aterrizó pasadas las diez de la mañana en la terminal de la capital afgana y los talibanes volvieron a clamar victoria, esta vez por ser capaces de reactivar el tráfico solo trece días después de la caótica retirada de Estados Unidos.

En el interior del vuelo procedente de Islamabad apenas viajaron diez personas, «personal diplomático», según fuentes aeroportuarias consultadas. Cuando el aparato despegó pocas horas después fueron sesenta los pasajeros que llevó hasta la capital pakistaní, la mayoría afganos, familiares de personal de organizaciones internacionales como el Banco Mundial, según recogió la agencia AFP. Se trató de un vuelo simbólico ya que de momento no hay billetes a la venta, ni se han establecido horario y frecuencia para el trayecto.

Desde la llegada del emirato, el aeropuerto ha dejado de llamarse Hamid Karzai y los talibanes han retirado el corazón rojo del cartel de I love Kabul que daba la bienvenida a los viajeros. Nada recuerda en los accesos las dramáticas escenas de una evacuación que logró sacar a 120.000 personas en apenas dos semanas, pero que dejó a miles y miles en tierra. Los islamistas han pedido a los funcionarios del antiguo Gobierno, mujeres incluidas, que retomen el trabajo. En los puestos de control vuelve a haber uniformados de las antiguas fuerzas de seguridad, pero están desarmados y siempre consultan con un talibán antes de permitir el acceso de una persona o vehículo. Los radicales sí están fuertemente armados.