Los talibanes recrudecen su ofensiva en el último reducto opositor afgano

La Voz REDACCIÓN

INTERNACIONAL

Un talibán fuertemente armado vigila a la multitud ante un mercado de cambio de divisas en Kabul.
Un talibán fuertemente armado vigila a la multitud ante un mercado de cambio de divisas en Kabul.

Las fuerzas que defienden el bastión de Panjshir las dirige el exvicepresidente Saleh. Al menos 17 personas han muerto y otras 40 han resultado heridas este sábado en Kabul, por la celebración por parte de los talibanes de la presunta caída de esa provincia con tiroteos por toda la ciudad. El Frente de Resistencia Nacional niega esa victoria

05 sep 2021 . Actualizado a las 09:23 h.

Los talibanes recrudecieron este sábado la ofensiva en Panjshir, la única provincia de las 34 de Afganistán que oficialmente no ha caído en su totalidad en su poder, y lograron tomar el control de cuatro de los ocho distritos de la región, ante la debilidad de las tropas opositoras. La formación islamista afirmó que ya han capturado la mitad de los distritos de la provincia norteña de Panjshir, y que el 90 por ciento de un quinto se encuentra bajo su control tras intensificar en estos últimos días los ataques contra las tropas opositoras.

En las últimas 24 horas, «varios comandantes (y) decenas de milicianos y soldados», murieron y «un gran número de sus puestos de control y bases han sido capturados por nuestros muyahidines», aseguró a Efe el portavoz de los talibanes, Bilal Karimi. «Nuestros muyahidines avanzan hacia el centro de Panjshir y el enemigo tiene pánico. Algunos de ellos ya han empezado a rendirse ante nuestros muyahidines», por lo que «esperamos que las partes restantes de Panjshir sean capturadas pronto», concluyó.

En medio de la fuerte ofensiva de los talibanes frente al único territorio que no ha caído en sus manos, la situación en el valle es «difícil», según explicó un miembro de la resistencia afgana que pidió el anonimato. «Miles de talibanes se precipitaron sobre la provincia desde todas direcciones, desde todas las provincias vecinas, y las fuerzas de la resistencia están bajo una presión sin precedentes», sostuvo.