Reino Unido planteará una nueva estrategia para evitar los controles en la frontera con Irlanda del Norte

La Voz REDACCIÓN

INTERNACIONAL

David Frost, principal negociador británico para asuntos del Brexit en un encuentro con Maros Sefcovic, vicepresidente de la Comisión Europea
David Frost, principal negociador británico para asuntos del Brexit en un encuentro con Maros Sefcovic, vicepresidente de la Comisión Europea POOL | Reuters

Londres podría llegar a suspender el protocolo acordado en el Brexit si la Unión Europea no cede a sus demandas

21 jul 2021 . Actualizado a las 18:50 h.

El Reino Unido planea revelar hoy una nueva estrategia con la que resolver los problemas que plantea la implementación del protocolo irlandés, que contemplaría la eliminación de la mayoría de controles en la frontera situada en el Mar de Irlanda y amenazaría con suspender ese mecanismo.

El principal negociador británico para asuntos del Brexit, David Frost, detallará en una declaración ante el Parlamento una nueva tanda de exigencias de Londres, que transformarían radicalmente y de manera unilateral las disposiciones comerciales acordadas posBrexit, según adelanta el Financial Times.

Sería una advertencia de que este país podría incluso llegar a suspender el protocolo de Irlanda del Norte —incluido en el acuerdo del Brexit— si la Unión Europea no cede a sus demandas. Se prevé que Frost aludirá al derecho del Reino Unido de activar el Artículo 16 para revocar esa cláusula.

Ese controvertido protocolo mantiene a la provincia británica en el mercado único europeo para bienes a fin de evitar una frontera física con la vecina República de Irlanda —miembro de la UE—, pero impone a cambio controles fronterizos entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido, lo que ha creado fricciones económicas y tensiones políticas en la zona.

El primer ministro británico, Boris Johnson, departió ayer con su homólogo irlandés, Micheál Martin, sobre la estrategia británica, que contempla propuestas que transformarían la forma en la que el citado mecanismo opera actualmente. Un funcionario comunitario indicó al diario Financial Times que «Johnson dijo que todos los bienes fabricados en Gran Bretaña deberían poder pasar a Irlanda del Norte sin controles».

La nueva postura británica enfurecerá previsiblemente a Bruselas, pues bajo los términos actuales acordados por el propio Johnson en 2019 para evitar el regreso de fronteras físicas en la isla de Irlanda, todos los bienes procedentes de Gran Bretaña hacia la región han de atenerse a las normas comunitarias para aranceles y productos alimentarios agrícolas.

Frost tilda ahora estas disposiciones de «insostenibles» y esta semana afirmó en el Parlamento que era necesario «reducir enormemente o eliminar barreras» creadas por ese mecanismo, que, según él, afecta a muchos negocios con sede en Gran Bretaña a la hora de comerciar con Irlanda del Norte.

La nueva estrategia

Se espera que Londres plantee que las empresas que indiquen que sus bienes están solo destinados para la venta y consumo en la provincia queden exentas de controles en el Mar de Irlanda.