Hungría anuncia un referendo sobre la ley homófoba que «defiende» a los niños

La Voz REDACCIÓN

INTERNACIONAL

El primer ministro de Hungría, Viktor Orban
El primer ministro de Hungría, Viktor Orban

El primer ministro húngaro comunicó que la consulta popular incluirá preguntas acerca de la realización de charlas sobre la orientación sexual en los centros públicos

21 jul 2021 . Actualizado a las 13:15 h.

El Gobierno húngaro anunció hoy que convocará un referendo sobre la recién aprobada ley que vincula la homosexualidad con la pederastia para «defender» a los menores de edad de lo que considera un intento de la Unión Europea de divulgar ideas sobre cambio de sexo o sobre sexualidad en los colegios.

«En las últimas semanas Bruselas ha atacado a Hungría por la ley en defensa de los menores de edad», afirmó el primer ministro húngaro, el ultranacionalista Víktor Orbán, al anunciar en la red social Facebook la celebración de la consulta, de la que no precisó la fecha. Orbán pidió a los húngaros que respondan «no» a las cinco preguntas de la consulta, que van desde sobre si deben permitirse charlas de orientación sexual a la conveniencia de que se promuevan terapias de cambio de sexo entre menores.

«Las leyes húngaras prohíben la propaganda sexual en las guarderías, las escuelas, la televisión y en la publicidad. Bruselas ahora pide la modificación de las leyes de enseñanza y de protección de menores», criticó el primer ministro en su mensaje. «Se quejan de que en Hungría no es posible lo que en Europa Occidental ya es permanente, que los activistas LGTB+ entren en las guarderías y escuelas y realicen la enseñanza sobre sexualidad. Quieren que en Hungría sea igual», insistió.

«¿Apoya usted que en los centros de educación pública se realicen charlas sobre orientaciones sexuales sin el consentimiento de los padres?», será una de las preguntas de la consulta, adelantó Orbán. Las otras cuestiones se refieren a si los húngaros están de acuerdo con que se puedan promover terapias de cambio de sexo a menores, o hacer posible que tengan acceso a esos tratamientos. También se consultará si los ciudadanos apoyan o no que se puedan presentar, sin limitaciones, contenidos mediáticos que puedan influir en el desarrollo sexual de los menores. «¿Apoya usted la exhibición de contenidos mediáticos sobre el cambio de sexo?», reza la quinta pregunta del referendo.

Orbán no aclaró si el resultado de la consulta popular podría suponer una enmienda a la ley, aprobada el pasado junio con la mayoría absoluta con la que Gobierna su partido, el Fidesz, desde hace más de diez años. La ley, diseñada en un principio para aumentar las penas por los delitos de pederastia, tenía el apoyo de toda la oposición hasta que pocos días antes de su votación el Fidesz añadió al texto la prohibición de hablar a los menores sobre la homosexualidad en los colegios o los medios de comunicación.

La polémica norma ha generado críticas tanto en Hungría como en el extranjero y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, la ha calificado de «vergonzosa». La semana pasada la CE abrió un procedimiento contra Hungría por discriminar al colectivo LGTB+ con esa ley.

En octubre del 2016, Orbán convocó un referendo para apoyar su postura en discusiones con la Comisión Europea, pero aquella vez la consulta sobre las cuotas de reparto de refugiados en la Unión Europea no fue válida, ya que la participación no alcanzó el umbral del 50 %.