El nuevo Gobierno de Israel frena la marcha de los ultras judíos

Mikel Ayestaran JERUSALÉN / COLPISA

INTERNACIONAL

Una mujer palestina intenta frenar a un policía israelí cerca de la Puerta de Damasco.
Una mujer palestina intenta frenar a un policía israelí cerca de la Puerta de Damasco.

«Es incomprensible que alguien pueda sujetar la bandera en una mano y gritar 'muerte a los árabes' al mismo tiempo», denuncia Yair Lapid

15 jun 2021 . Actualizado a las 22:21 h.

A la tercera fue la vencida y miles de ultranacionalistas de Israel, encabezados por los líderes del partido radical Sionismo Religioso, realizaron la marcha de las banderas que les llevó hasta la Puerta de Damasco. La Policía bloqueó el acceso e impidió que recorrieran el barrio musulmán de la Ciudad Vieja y los manifestantes se quedaron en la plaza de entrada bailando y gritando eslóganes como «muerte a los árabes» o «que vuestros pueblos se quemen».

El ministro de Exteriores, Yair Lapid, no tardó en condenar el acto y lamentó que «el hecho de que haya extremistas para quienes la bandera israelí representa el odio y el racismo es abominable e intolerable». Para Lapid resulta «incomprensible que alguien pueda sujetar la bandera de Israel en una mano y gritar ‘muerte a los árabes' al mismo tiempo» y en su opinión «esta gente es una vergüenza para el país», según declaraciones recogidas por The Jerusalem Post

Las palabras del jefe de la diplomacia y futuro primer ministro en el 2023, fecha en la que Naftali Bennett debe rotar su puesto, significan un cambio radical respecto al discurso de la era de Benjamin Netanyahu.