Netanyahu se despide con un llamamiento a derrocar el Gobierno del cambio en Israel

Mikel Ayestaran JERUSALÉN / COLPISA

INTERNACIONAL

El presidente de Israel (en el centro) posa con el nuevo Gobierno.
El presidente de Israel (en el centro) posa con el nuevo Gobierno. ATEF SAFADI | Efe

Bennett refuerza la seguridad ante las amenazas de Hamás por la marcha ultranacionalista este martes en Jerusalén

14 jun 2021 . Actualizado a las 21:21 h.

Un total de 25 minutos. Ese es el tiempo que dedicó ayer Benjamin Netanyahu a hacer la transferencia de poder a Naftali Bennett en la oficina del primer ministro. Evitó la ceremonia oficial, cerró la puerta a las cámaras durante el encuentro y nada más concluir declaró ante los medios que el Gobierno del cambio que pone fin a su mandato de doce años está fundamentado «en el fraude, el odio y la búsqueda de poder», y apostó por dificultar sus tareas y «lograr la redención del pueblo y el Estado de Israel».

Una despedida agria, marcada por el ansia de revancha ante un Bennett que en sus primeras horas como jefe de Gobierno tiene que hacer frente a la «marcha de las banderas» que los ultranacionalistas llevarán a cabo en la Ciudad Vieja de Jerusalén y que ha provocado la respuesta de Hamás, que convoca a los palestinos a un «día de la ira». El Ejército ha reforzado el Escudo de Hierro ante el posible lanzamiento de cohetes desde la Franja y el ministro de Defensa, Benny Gantz, ha aprobado una lista de objetivos vinculados al grupo islamista en caso de ser atacados.

¿Cuánto durará el nuevo Ejecutivo de Israel? Esta es la pregunta más repetida desde que el domingo el Parlamento ratificó por un solo voto de diferencia el acuerdo entre ocho partidos de la oposición para formar el llamado Gobierno del cambio. Medios israelíes como el Canal12 realizaron encuestas y el 43 % dijo que este gabinete liderado por un primer ministro de un partido como Yamina, que apenas obtuvo seis diputados en las elecciones de marzo, se disolverá «rápidamente».