Londres pide pragmatismo a la UE en la guerra de las salchichas

juan francisco alonso LONDRES / E. LA VOZ

INTERNACIONAL

Los negociadores de la UE y del Reino Unido
Los negociadores de la UE y del Reino Unido

La cumbre entre el Reino Unido y Bruselas sobre el protocolo del «brexit» para Irlanda del Norte termina sin acuerdo

09 jun 2021 . Actualizado a las 20:58 h.

«Pragmatismo» y «sentido común». Esto es lo que el Reino Unido ha pedido a la Unión Europea para desbloquear las negociaciones que mantiene con sus exsocios para resolver los problemas que la aplicación del Protocolo del brexit para Irlanda del Norte están provocando en el comercio del territorio y resolver así la llamada guerra de las salchichas.

«Lo que necesitamos es pragmatismo y sentido común para resolver los problemas que tenemos en frente (…) las amenazas de acciones legales y represalias desde la UE no van a hacer la vida más fácil a los compradores [en el Úlster] que no pueden conseguir sus productos», dijo el ministro del Brexit, David Frost, antes de sentarse este miércoles con el vicepresidente de la Comisión Europea Maros Sefcovic, en Londres.

Las conversaciones no sirvieron para que las partes acercaran posiciones y cada una parece haberse enrocado en su postura, lo que hace temer una guerra comercial en el canal de la Mancha. Eso sugieren las declaraciones de Sefcovic a la prensa a la salida del encuentro. «Nuestra paciencia es muy, pero que muy delgada (…) Nos encontramos en una encrucijada», declaró.

Aun así, las partes acordaron mantener las conversaciones y tratar de llegar a un acuerdo antes del día 30, cuando entrará en vigor la prohibición de exportar carne, salchichas y otros productos ganaderos desde Inglaterra, Escocia y Gales hacia Irlanda del Norte porque no se ajustan a los estándares sanitarios comunitarios.

Solución sencilla

Sefcovic propuso a Frost una solución sencilla y barata para resolver la disputa. «Si quieren enviar salchichas, queso o productos cárnicos a Irlanda del Norte, la solución más fácil es ponerle una pegatina a cada envase que diga: "Solo para Irlanda del Norte". Además acordamos un certificado sanitario de exportación simplificado y listo», agregó.

Irlanda del Norte sigue formando parte del mercado único y de la unión aduanera para evitar la reimposición de una frontera con la República del sur. Debido a esta situación excepcional cualquier producto británico que llegue al territorio podría terminar en la Unión Europea.

No obstante, a Frost el planteamiento no le satisfizo e insistió en que Bruselas está aplicando de manera demasiado rigurosa el protocolo y eso está «provocando problemas».

En los últimos días la prensa británica dijo que el Gobierno de Boris Johnson estaría pensando en extender unilateralmente el período de gracia para que el comercio de carnes entre Gran Bretaña y el Úlster no se pare. Sin embargo, Bruselas no parece dispuesta a tolerar otra violación a los acuerdos del brexit. Sefcovic advirtió que la UE responderán de manera «rápida, firme y resuelta» ante cualquier violación de lo pactado e impondrá aranceles y cuotas a los productos británicos.