La presión internacional crece en torno a Ortega por las detenciones de líderes opositores en Nicaragua

héctor estepa BOGOTÁ / E. LA VOZ

INTERNACIONAL

El opositor Félix Maradiaga, citado para prestar declaración ante la Fiscalía, fue detenido este martes
El opositor Félix Maradiaga, citado para prestar declaración ante la Fiscalía, fue detenido este martes Jorge Torres | EFE

El tercer arresto se ha producido este martes bajo la acusación de «incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos»

08 jun 2021 . Actualizado a las 21:57 h.

Numerosas oenegés e instituciones internacionales, como la Organización de Estados Americanos (OEA), han denunciado en las últimas horas las detenciones de candidatos presidenciales en Nicaragua. La última ha sido la del opositor Félix Maradiaga, que este martes acudió a prestar declaración ante la Fiscalía, tras recibir una citación que, según dijo, no explicitaba el motivo. Poco después la Policía Nacional informó de que había sido arrestado y que está siendo investigado por el Ministerio Público por «incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos».

El sábado fue detenido en el aeropuerto internacional de Managua Arturo Cruz, otro de los aspirantes a liderar a los opositores al presidente, el izquierdista Daniel Ortega, en los comicios del noviembre, sobre los que se cierne la sombra del fraude.

El arresto se produjo en virtud de la Ley 1055, conocida como la Ley en Defensa de los Derechos del Pueblo, por «realizar actos que menoscaban la soberanía, la independencia y la autodeterminación, que inciten a la injerencia extranjera en asuntos internos, pidan intervenciones militares, que se organicen con financiamiento de potencias extranjeras para ejecutar actos de terrorismo o desestabilización, o que gestionen o propongan bloqueos comerciales».

El candidato volvía de un viaje a EE.UU., cuando se produjo el arresto. Su cuñado dijo al diario local La Prensa que había ido al país a ponerse la segunda dosis de la vacuna, y no a conspirar para conseguir sanciones contra el Gobierno de Ortega, como sugieren los seguidores del presidente exguerrillero.

Cruz estaría, según sus abogados, en las temidas celdas de la Dirección de Auxilio Judicial de Managua, conocidas como El Chipote, lugar donde fueron encarcelados centenares de opositores durante las protestas antigubernamentales del 2018, que dejaron, al menos, 355 muertos.

El candidato, que fue embajador de Washington en el Gobierno de Ortega, entre el 2007 y el 2009, está incomunicado. Tras el allanamiento el lunes, de su casa por parte de la Policía Nacional, se desconoce el paradero de una empleada doméstica y un conductor que trabajaban para él.

Su arresto se suma a la inhabilitación de la candidata presidencial Cristiana Chamorro, y su posterior detención domiciliaria, tras haber sido acusada por la Fiscalía de lavado de dinero en la Fundación Violeta Barrios, que lleva el nombre de su madre, presidenta de Nicaragua entre 1990 y 1997. Chamorro, que lideraba las encuestas de intención de voto entre los candidatos opositores, lleva ya una semana incomunicada en su casa, tras un allanamiento policial.

«Es el pueblo quien les demanda justicia», dijo Rosario Murillo, primera dama y vicepresidenta, que considera que en Nicaragua hubo un golpe de Estado en el 2018. «Creen que son impunes, que tienen carta de impunidad, o por sus apellidos, o por sus vínculos, imposible a estas alturas», añadió en su alocución radial diaria.