Fujimori denuncia fraude mientras Castillo sigue en cabeza por la mínima

héctor estepa BOGOTÁ / E. LA VOZ

INTERNACIONAL

Keiko Fujimori compareció en rueda de prensa para denunciar el supuesto fraude electoral
Keiko Fujimori compareció en rueda de prensa para denunciar el supuesto fraude electoral

Con el escrutinio al 97,81 %, el izquierdista gana en Perú con el 50,2 %

09 jun 2021 . Actualizado a las 08:42 h.

El candidato ultraizquierdista, Pedro Castillo, sigue en cabeza en el escrutinio en Perú con muy poca ventaja sobre la ultraderechista Keiko Fujimori, que el lunes por la noche denunció «indicios de fraude», sin presentar pruebas contundentes. Con el 97,81 % de las actas escrutadas, el maestro conseguía el 50,2 % de los apoyos, y la hija del autócrata Alberto Fujimori, preso por crímenes de lesa humanidad, recababa el 49,79 % de los sufragios. Apenas 70.000 votos separaban a ambos candidatos.

La ventaja de Castillo llegó a ser mayor durante la jornada del lunes, pero el recuento de los votos de los peruanos emigrantes, cuyo registro se había retrasado, para sospecha de ambas candidaturas, invirtió la tendencia en favor de Fujimori, que gana en todos los países de América Latina, menos en Chile, y en la mayoría de los europeos. En España, con el 4 % de las actas procesadas, Fujimori tenía el 64,27 % de los votos, y Castillo el 35,73%.

Queda por escrutarse ahora una pequeña porción del voto rural, donde el ultraizquierdista se impone a su rival, y buena parte del voto extranjero, donde la ultraderechista tiene ventaja. Parece difícil que Fujimori pueda darle la vuelta a la tortilla con los votos de los emigrantes, pero no es descartable y todavía es prematuro dar por ganador a Castillo. Además, existen un total de 1.303 actas impugnadas, que podrían suponer unos 300.000 votos, todavía no contabilizados, según la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), que organiza los comicios en Perú. El resultado final no se conocerá hasta que la ONPE decida la inclusión o no de las actas impugnadas, y podría tardar días.

En el país, los miembros de una mesa pueden impugnar un acta de escrutinio si no es legible, no contiene las firmas adecuadas o tiene información incompleta. Esos votos no son contabilizados hasta que la ONPE tome una decisión sobre ellos.

La campaña de Fujimori denuncia que los partidarios de Castillo han «impugnado de una manera grosera», aunque la práctica de la impugnación la realizan apoderados de todos los partidos, incluidos los del fujimorismo. En el 2016 se produjo una situación muy similar. Fujimori denunció fraude tras perder por apenas 40.000 votos contra el expresidente Pedro Pablo Kuczynski.

La candidata ultraderechista había prometido en campaña que respetaría los resultados en esta ocasión, pero, finalmente, no lo hizo. «Hay una clara intención de boicotear la voluntad popular», aseguró, después de que la ventaja de Castillo aumentase.

Llamamientos a la calma

Los seguidores del sindicalista, por su parte, se mantienen «en vigilia» en Lima, ante el llamamiento a «proteger el voto». Cuando se dieron los primeros resultados, el domingo, el ultraizquierdista iba perdiendo -remontó conforme se iba contando el voto rural- y desde sus bases también se agitó el fantasma del fraude, aunque el candidato pidió, por la noche «calma, cordura, y respeto a los resultados».

«Seré el primero en hacer respetar la voluntad del pueblo peruano», volvió a aseverar el lunes, tras salir al balcón de la sede de su comando en la capital, donde se aglutinan centenares de seguidores. «Antes que todo está el Perú. Antes que todo está la patria que nos vio nacer. Compañeros y compañeras, tranquilidad. No nos cansaremos de decir lo que siempre hemos dicho: que solamente el pueblo salvará al pueblo», añadió.

Donde no hay tranquilidad es en el mercado financiero peruano ante la posibilidad de victoria de Castillo. La Bolsa de valores sufrió una dura caída el lunes, y el sol peruano registró su mayor devaluación en una sola jornada desde octubre del 2008.