Los gazatíes, resignados a un futuro entre bombardeos

Mikel Ayestaran GAZA / COLPISA

INTERNACIONAL

Palestinos regresan a su casa bombardea en Beit Hanoun, en la Franja de Gaza
Palestinos regresan a su casa bombardea en Beit Hanoun, en la Franja de Gaza MOHAMMED SALEM | Reuters

Buscan recuperar sus casas, pero están seguros de que la violencia volverá a estallar de nuevo

25 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

«Un ejército de ángeles nos protegió en mitad de la noche y nos sacó con vida entre el fuego y los escombros. Ha sido un milagro. No hay otra explicación», reflexiona en voz alta Mohamed Nasir a las puertas de lo que fue la casa de tres pisos que pertenecía a su familia. El resto de vecinos asiente. Miran al cielo, elevan las palmas y dan gracias a Alá.

La noche del 14 de mayo en la que Israel lanzó su gran operación contra los túneles de Hamás -una red a la que llamaban el Metro- siete misiles impactaron en la humilde calle Al Baali, de Beit Hanoun, al norte de Gaza. Fue un ataque sin aviso previo. El suelo tembló como si fuera un terremoto y las paredes de las casas volaron. Los esqueletos desnudos de los edificios, los enormes cráteres en el suelo de arena y el escombro forman ahora el paisaje de unos vecinos que durante el día se sientan frente a lo que fueron sus casas y por la noche duermen hacinados junto a familiares o amigos que les han acogido de forma temporal. La ofensiva en Gaza dejó más de 240 muertos, pero ninguno de la calle Al Baali pese a ser la auténtica zona cero al norte de la Franja.

Las autoridades gazatíes calculan que 1.500 casas han sido destruidas en los once días de ofensiva y que otras 13.000 han sufrido daños. Ibrahim y Gazali contemplan el escenario apocalíptico desde su cocina, situada en el segundo piso de un bloque donde no queda ni una pared. Ellos miran al vacío y todos los vecinos les ven a ellos como si fueran dos espectros deambulando por una vieja casa en ruinas. «Llevamos dos años casados y esto es todo lo que tenemos. Esperamos que alguien nos ayude a encontrar una casa de alquiler para superar la emergencia y que el Ministerio de Vivienda ponga en marcha planes para apoyar la reconstrucción», dice Ibrahim mientras agarra de la mano a su joven esposa.