Hamás e Israel claman victoria entre vítores palestinos y críticas a Netanyahu

mikel ayestaran JERUSALÉN / COLPISA

INTERNACIONAL

MOHAMMED SABER | EFE

Sectores judíos lamentan que no se haya acabado con la amenaza islamista

22 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Después de cuatro guerras en 13 años, Hamás e Israel volvieron a proclamarse vencedores tras la ofensiva de 11 días que decidieron terminar con un alto el fuego a primera hora del viernes. Las sensaciones son diferentes a los dos lados de la verja de separación en la que viven encerrados desde hace 14 años los dos millones de gazatíes. Los islamistas hablaron de una «victoria divina» y miles de personas tomaron las calles de la Franja y también se juntaron de madrugada para celebrar el alto el fuego en la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén. Las banderas verdes del grupo islamista ondearon en manos de palestinos de Gaza, Israel, Jerusalén oriental y hasta de Ramala, un gesto de unidad poco habitual ya que es el bastión de Fatah, facción palestina enemiga.

Benjamin Netanyahu definió la operación Guardián de los Muros de «éxito excepcional», pero filtraciones a los medios revelaron las discrepancias en el seno del gabinete de seguridad sobre la efectividad de la ofensiva. En Israel no hubo celebraciones y las comunidades del sur salieron de sus refugios entre las críticas al primer ministro por aceptar un cese de hostilidades sin haber eliminado la amenaza de Hamás.

La concentración en la Explanada de las Mezquitas se repitió tras la oración principal del día, en la que tomaron parte decenas de miles de fieles y terminó con un nuevo asalto policial que dejó decenas de heridos. La multitud coreó el nombre de Mohamed Deif, invisible líder militar de Hamás, y pidió la dimisión del presidente Mahmud Abás y del muftí de Al Aqsa, a quien criticaron por no hacer mención a la labor del movimiento islámico en los últimos días.