El triunfo nacionalista en Escocia abre un frente con Londres por otro referendo

Juan Francisco Alonso LONDRES / E. LA VOZ

INTERNACIONAL

Nicola Sturgeon, tras conocer los primeros resultados el viernes
Nicola Sturgeon, tras conocer los primeros resultados el viernes POOL | Reuters

Los laboristas maquillan su debacle al ampliar su mayoría el Gobierno de Gales

09 may 2021 . Actualizado a las 10:36 h.

Londres y Edimburgo entran en rumbo de colisión. Los resultados de las elecciones autonómicas del jueves en Escocia dan una gran victoria a los nacionalistas, cuya principal oferta electoral fue impulsar un segundo referendo sobre la independencia del Reino Unido. El primer ministro británico, Boris Johnson, ni siquiera esperó a que el recuento de los votos terminase para cerrarle, nuevamente, las puertas a la posibilidad de autorizar otra consulta sobre la autodeterminación. Un planteamiento que el mandatario tory tachó de «irresponsable e imprudente»

Sin el recuento finalizado, el Partido Nacional Escocés (SNP) de la actual ministra principal, Nicola Sturgeon, ya había logrado 63 de los 129 escaños que tiene el Parlamento de Holyrood, en lo que sería su cuarta victoria consecutiva e igualando el resultado de hace cinco años. Lo que parece descartado es que el SNP consiga los otros dos escaños necesarios para alcanzar la mayoría absoluta en la Cámara.

Los nacionalistas obtuvieron el 47,6 % de los votos, más que los conservadores (22,2 %) y los laboristas (21,4 %) juntos. Con estos datos, Sturgeon no solo reiteró que buscará organizar un nuevo referendo, sino que recomendó a Londres que no trate de obstaculizarlo. «A todos los políticos en Westminster que intenten interponerse en el camino [de un segundo plebiscito] yo le diría dos cosas: en primer lugar, no están peleando con el SNP sino con los deseos democráticos del pueblo escocés, y en segundo lugar, no tendrán éxito. Las únicas personas que pueden decidir el destino de Escocia son los escoceses», declaró a la BBC.

Las palabras de Sturgeon parecían dirigidas a Johnson, quien en una entrevista publicada ayer en el periódico The Daily Telegraph afirmó: «Este no es el momento para más disputas constitucionales. Creo que un referendo en el contexto actual es irresponsable e imprudente». 

El segundo día del recuento de votos fue menos amargo para los laboristas gracias a los resultados obtenidos en Gales. El partido liderado por Keir Starmer no solo vio revalidada su mayoría en el Parlamento autonómico (Senedd), sino que la amplió, al pasar de 29 diputados a 30, en una Cámara formada por 60. 

Premio de consolación

Al triunfo en Gales se unieron las reelecciones de Andy Burnham y Joanne Anderson como alcaldes de Manchester y Liverpool, respectivamente; y que Dan Norris arrebatara a los tories el Ayuntamiento de West of England. Victorias que insuflaron ánimos al partido opositor a pesar de la pérdida de varios de sus feudos del cinturón rojo del norte de Inglaterra. Unas victorias que solo maquillan la debacle laborista, que sin finalizar el recuento, ya han perdido cinco ayuntamientos y 283 concejales. 

Las críticas a Starmer y las llamadas a un cambio de estrategia continuaron. «El partido me tiene aquí si me necesita, pero tiene que cambiar y no pueden ser cambios cosméticos. Tiene que haber un cambio sustancial en la forma en que está trabajando, porque ha perdido la conexión con grandes partes del país. Debería ver por qué nos ha ido bien en Manchester y Gales», dijo el alcalde Burnham.

Hasta el exasesor de Johnson, el controvertido Dominic Cummings, dio consejos a los laboristas y les recomendó buscar un líder parecido a Tony Blair. «Si tienen a alguien que sea 80 % como él se les hará fácil ganar las elecciones del 2024», escribió en su blog.