La violencia prende en la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén

La Voz AGENCIAS

INTERNACIONAL

Soldados israelíes detienen a un palestino durante los enfrentamientos de la noche del viernes en la explanada de las Mezquitas
Soldados israelíes detienen a un palestino durante los enfrentamientos de la noche del viernes en la explanada de las Mezquitas

Más de doscientos palestinos, heridos en enfrentamientos con las fuerzas israelíes. La UE y EE.UU. llaman a frenar la escalada de violencia

08 may 2021 . Actualizado a las 21:31 h.

Israel se preparaba este sábado para afrontar más protestas después de que más de 200 palestinos resultaron heridos en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad israelíes la noche del viernes en la explanada de las Mezquitas, el recinto más sensible de Jerusalén Este, en una escalada de violencia no vista en años.

Los disturbios se enmarcan en una semana especialmente tensa en la que se produjeron protestas diarias en el cercano barrio de Seij Yarrah, en el este de la ciudad santa, contra el desalojo de familias palestinas en favor de colonos judíos, y que suelen acabar con detenciones y heridos.

El primer ministro israelí en funciones, Benjamín Netanyahu, convocó la tarde de este sábado a su gabinete de seguridad para evaluar la situación y de cara a la previsión de nuevos enfrentamientos la noche del sábado al domingo al coincidir con la celebración de la Noche del Destino (Lailat Qader), la más sagrada del Ramadán y que reúne en la mezquita de Al Aqsa a cientos de fieles. En ese momento, comienza también el Día de Jerusalén, una fiesta nacional en la que Israel festeja la unificación de la ciudad y en la que se realizan desfiles y celebraciones. 

AMMAR AWAD | Reuters

Último viernes del Ramadán

Los antidisturbios entraron durante el rezo nocturno del último viernes del Ramadán en el recinto sagrado para, según argumentaron, «dispersar alborotadores». La intervención terminó con el lanzamiento de granadas aturdidoras y balas de acero recubiertas de goma contra los palestinos que arrojaban piedras, botellas y fuegos artificiales. Las cargas policiales se extendieron hasta la Puerta de Damasco. Esta entrada principal a la ciudad amurallada vivió cada noche de esta semana disturbios tras la orden de las autoridades israelíes de bloquear ese acceso.

De los 208 palestinos heridos, según la Media Luna Roja, unos 88 fueron trasladados a hospitales, la mayoría con heridas de balas de goma, mientras la Policía israelí informó de diecisiete agentes heridos.

La Unión Europea y Estados Unidos llamaron a contener con urgencia la escalada y, a la vez, mostraron su preocupación por las expulsiones de residentes de palestinos en barrios de Jerusalén Este anexionados. La Administración Biden está «en contacto con altos líderes israelíes y palestinos para trabajar para reducir la situación». Los países árabes lamentaron la «provocación» a los sentimientos de los musulmanes el «asalto» a Al Aqsa durante el Ramadán.

El presidente palestino, Mahmud Abás, lamentó la «agresión cruel» del Gobierno de ocupación israelí y pidió al embajador en la ONU, Riyan Mansour, que solicite una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU para abordar la situación en Jerusalén Este. Mientras, el líder del brazo político de movimiento islámico Hamás, Ismail Haniye, advirtió a Israel de que «pagará un precio».

La violencia también ha saltado en Cisjordania ocupada y el viernes dos palestinos murieron por disparos israelíes tras intentar atacar con armas de fuego a policías y soldados israelíes en un puesto de control.