Lapid y Bennet aúnan fuerzas para acabar con la era Netanyahu en Israel

Mikel Ayestaran JERUSALÉN / COLPISA

INTERNACIONAL

Yair Lapid, a su llegada a la residencia del presidente israeli
Yair Lapid, a su llegada a la residencia del presidente israeli ABIR SULTAN | Efe

La prensa local ve más probable un nuevo Gobierno de unidad nacional entre la izquierda y la ultraderecha, que sería rotatorio entre ambos líderes

05 may 2021 . Actualizado a las 21:22 h.

Esta vez Benjamin Netanyahu no cumplió con su fama de «mago de la política» y fue incapaz de sacar un conejo de la chistera que le permitiera formar un nuevo Gobierno. Después de cuatro elecciones en menos de dos años se mantiene el bloqueo político en Israel y ahora podría perder su asiento de primer ministro por primera vez desde el 2009.

Todas las miradas apuntan al centrista Yair Lapid, la persona que obtuvo el mayor número de apoyos y fue designada por el presidente Reuven Rivlin para intentar formar una alianza que diera pie a un nuevo Ejecutivo. Netanyahu admitió su fracaso tres minutos antes de la medianoche del martes y culpó a Naftali Bennet, líder del ultraderechista Yamina, de bloquear la opción de una gran alianza de los partidos de derecha, ultraderecha y religiosos y apostar por un «peligroso Gobierno de izquierda». El propio Bennet también se postuló como candidato, pero finalmente solo recibió el apoyo de su propio partido, Yamina.

Tras la ronda de consultas realizada por el presidente entre los distintos partidos políticos con representación parlamentaria, Lapid obtuvo el respaldo de los 56 diputados de Yesh Atid, Kahol Lavan, Nueva Esperanza, Yisrael Beiteinu, Meretz, los laboristas y cinco de los seis representantes de la Lista Arabe Conjunta.