Macron y Borrell ofrecen apoyo a Chad en el funeral de Estado del presidente Déby

La Voz REDACCIÓN / LA VOZ

INTERNACIONAL

CHRISTOPHE PETIT TESSON

La UE destaca el papel del fallecido en la lucha contra el terrorismo en el Sahel

23 abr 2021 . Actualizado a las 17:43 h.

Líderes internacionales, entre ellos el presidente de Francia, Emmanuel Macron, y el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, dieron este viernes su último adiós en un funeral de Estado al presidente chadiano, Idris Déby, y prometieron apoyar a Chad para garantizar la estabilidad de un país clave en la lucha antiterrorista en la región del Sahel. Déby dirigía Chad con mano de hierro desde hacía treinta años, tras derrocar en 1991 mediante un golpe de Estado al dictador Hissène Habré.

Las exequias se desarrollaron en la plaza de la Nación de la capital, Yamena, donde se instalaron carpas para acoger a los invitados y ondeaban banderas del país africano a media asta, entre fuertes medidas de seguridad.

El féretro de Déby, cubierto por la enseña nacional, llegó a la plaza en torno a las 10.20 hora local (11.20 en España) en un vehículo militar y escoltado por policías motorizados, entre el llanto de varias mujeres y hombres presentes en la ceremonia.

A hombros de soldados, el féretro fue colocado en una mesa bajo una carpa y sobre él depositaron una sable y la gorra de militar de Déby, muerto el lunes a los 68 años en combates contra grupos rebeldes que habían penetrado en territorio del Chad.

Enfrente y bajo otra carpa observaba la ceremonia su hijo, Mahamat Idris Déby, de 37 años, vestido de uniforme militar, mascarilla anticovid y que ha asumido la dirección del Consejo Militar de Transición (CMT), lo que le convierte en el nuevo hombre fuerte del país. El CMT ha asumido el poder durante los próximos 18 meses con la promesa de celebrar elecciones en Chad.

El nuevo dirigente prometió «permanecer fiel a la memoria» de su padre -que tenía el grado de mariscal- y se comprometió a seguir el legado de «diálogo, perdón, paz, unidad» por el que el difunto era «admirado».

Al lado de Mahamat Idris Déby se sentó el presidente francés, quien llegó el jueves a Yamena para despedir al mandatario, aliado crucial de Occidente, y especialmente de Francia, en la lucha contra el terrorismo yihadista en el Sahel. «Francia nunca permitirá que nadie cuestione (...) y amenace, ni hoy ni mañana, la estabilidad e integridad de Chad», subrayó Macron en un discurso de homenaje a Déby. «Francia también estará allí para hacer realidad, sin demora, la promesa de un Chad pacífico», insistió Macron, al añadir que «la transición tendrá este papel que jugar: estabilidad, inclusión, diálogo, transición democrática».

Borrell, por su parte, recordó «el importante papel del presidente Déby en la lucha contra el terrorismo y a favor de la estabilidad de Chad y el G5 Sahel», coalición militar integrada por Mali, Burkina Faso, Níger, Mauritania y Chad para luchar contra los yihadistas en la región. «La UE reafirma su compromiso junto con el G5 Sahel y Chad», remarcó Borrell en su cuenta de la red social Twitter, al abogar por «una rápida conclusión de la transición» y garantizar «a los chadianos nuestro apoyo».