Espías rusos, explosiones y envenenamientos: la trama que tensa la relación entre Praga y Moscú

La Voz PRAGA, SOFIA / EFE

INTERNACIONAL

Diplomáticos checos expulsados abandonan su embajada en Moscú el pasado lunes con destino a Praga
Diplomáticos checos expulsados abandonan su embajada en Moscú el pasado lunes con destino a Praga YURI KOCHETKOV | Efe

Rusia y la República Checa se han enzarzado en la expulsión mutua de decenas de diplomáticos

22 abr 2021 . Actualizado a las 16:58 h.

Espías rusos, explosiones en un polvorín checo, la guerra en Ucrania y el envenenamiento con novichok de un traficante de armas búlgaro. Estos son los ingredientes de la trama que ha tensado la relación entre República Checa y Rusia, con la expulsión mutua de decenas de diplomáticos.

El 16 de octubre del 2014 una enorme explosión destruyó un depósito con 50 toneladas de munición y mató a dos trabajadores en el este de República Checa. Unos dos meses después otra afectó un polvorín cercano, con 100 toneladas de munición. La policía abrió una investigación pero ambos sucesos cayeron pronto en el olvido porque parecieron accidentales.

Aquellas explosiones han cobrado una enorme importancia ahora porque el Gobierno checo las relaciona con la inteligencia militar rusa (GRU) y, de forma específica, con una unidad de élite, la 29155, a la que se vincula con otros actos criminales en Europa, como el intento de injerencia en Cataluña y el fallido golpe de Estado en Montenegro.

«Hay pruebas irrefutables sobre la participación de oficiales del servicio de inteligencia ruso GRU en la explosión del depósito de municiones», dijo el primer ministro, Andrej Babis, en una inusual conferencia de prensa recogida por Efe el sábado pasado.

Armas para Ucrania

Según Praga, en los depósitos de armas había municiones destinadas a Ucrania, que afronta desde el 2014 una insurrección armada en el Este el país por parte de milicias apoyadas por Rusia.

Los agentes del GRU habrían colocado detonadores para hacer estallar la munición y evitar así que llegase a Ucrania.

El Kremlin ha negado todas las acusaciones como «infundadas» y considera que la actitud de la República Checa es «destructiva» para las relaciones entre Moscú y Praga.

El caso Skripal...

Coincidiendo con la rueda de prensa, la policía checa emitió una orden de búsqueda y captura contra dos agentes rusos identificados como Anatoli Chepiga y Alexánder Mishkin y difundió sus fotografías.

Esos dos miembros de la unidad 29155 entraron en el país con pasaporte falso en octubre del 2014 y participaron en las explosiones, según la policía checa.