El Supremo brasileño anula las condenas a Lula, que podrá ser candidato a la presidencia en el 2022

El expresidente no ha sido declarado inocente, pero su juicio tendrá que ser repetido: el órgano judicial que le condenó no tenía competencia

El expresidente brasileño,  Lula da Silva, durante una rueda de prensa el pasado 10 de marzo en Sao Bernardo do Campo (Brasil)
El expresidente brasileño, Lula da Silva, durante una rueda de prensa el pasado 10 de marzo en Sao Bernardo do Campo (Brasil) EFE

Colpisa / Afp

La corte suprema de Brasil ha confirmado la anulación de las condenas por corrupción contra Luiz Inácio Lula da Silva, lo que restituyó al expresidente brasileño el derecho a presentarse a las presidenciales de 2022. No obstante, se trata de una cuestión formal y no de fondo, de manera que el veterano político de izquierdas volvería a sentarse en el banquillo pero ante un órgano judicial distinto al que resolvió su caso.

Ocho de los once jueces del Supremo Tribunal Federal (STF) apoyaron la decisión tomada en marzo por el magistrado Edson Fachin. Este determinó que el tribunal de Curitiba (al sur del país) que condenó a Lula por dos causas y lo procesó por otras dos no tenía competencia para hacerlo, por lo que el exmandatario deberá ser juzgado nuevamente pero esta vez por la propia justicia federal del país en Brasilia.

Todas esas causas, en las cuales Lula -de 75 años- siempre se declaró inocente, están vinculadas con la investigación del llamado caso Lava Jato sobre sobornos pagados a políticos para obtener contratos en la petrolera estatal Petrobras. La decisión del Supremo brasileño no libera a Lula de sus posibles responsabilidades futuras por esos hechos, pero sí abre la puerta a que desafíe en las elecciones presidenciales de 2022 al presidente ultraderechista Jair Bolsonaro, su enemigo declarado.

Corrupción y cohecho Sin embargo, el propio Lula no ha confirmado aún si se presentará como candidato. El próximo jueves, los once magistrados del Supremo juzgarán también la decisión tomada en marzo por una sala de la alta corte de declarar «parcial» al exjuez Sergio Moro -quien terminó como ministro de Justicia de Bolsonaro-, al dictar la condena que le mandó a prisión.

En una esas sentencias, Lula fue declarado culpable en 2017 de sendos delitos de corrupción y blanqueo de capitales como beneficiario de un apartamento en el litoral paulista ofrecido por una constructora. Tras ser condenado luego en segunda instancia en 2018, estuvo detenido 18 meses y quedó fuera de la carrera presidencial que ganó Bolsonaro.

La vuelta de Lula revoluciona el tablero político de Brasil

Héctor Estepa
Lula da Silva, el pasado viernes recibiendo la segunda dosis de la vacuna china en São Paulo
Lula da Silva, el pasado viernes recibiendo la segunda dosis de la vacuna china en São Paulo

Irrumpe en un escenario en que surgen políticos centroderechistas contrarios a Bolsonaro y ante una izquierda en horas bajas

Luiz Inácio Lula da Silva está de nuevo en el ruedo político. El Tribunal Supremo ha anulado las condenas del expresidente brasileño, y, salvo sorpresa mayúscula, podrá presentarse a las presidenciales del 2022. Ya nada es lo mismo de cara a esa cita. El líder izquierdista ha irrumpido como un trasatlántico en una campaña que parece haberse acelerado, a pesar de que resta un año y medio para la cita. Aunque el equilibrio político es ahora muy diferente al de hace una década, el exmandatario, por sí mismo, es capaz de alterar el actual statu quo, caracterizado por un surgimiento de los políticos centroderechistas contrarios al presidente, Jair Bolsonaro, y una izquierda dividida y en horas bajas. 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El Supremo brasileño anula las condenas a Lula, que podrá ser candidato a la presidencia en el 2022