Isabel II sigue encadenando actos en su agenda tras la muerte de su esposo

La familia real guarda dos semanas de luto y se prepara para el funeral del duque de Edimburgo, que tendrá lugar este sábado


Redacción

La reina Isabel II prosigue encadenando actos oficiales de su agenda tras la muerte el pasado día 9 de su esposo, el duque de Edimburgo, al tiempo que se ultiman los preparativos para el funeral de este sábado, según destacan hoy los medios nacionales.

Desde que el príncipe Felipe falleciera el pasado viernes -día 9- en el castillo de Windsor a los 99 años, la soberana británica ha llevado a cabo dos compromisos de trabajo: el primero, según consta en los registros de la casa real, al presidir el martes en su residencia de Windsor una ceremonia.

En ella la jefa de Estado despidió al conde William Peel, que acaba de retirarse como Lord Chamberlain, el funcionario de mayor rango en la casa real, en cuyo despacho se organizan las visitas de Estado y bodas reales, además de ser el principal canal de comunicación entre la reina y la Cámara de los Lores.

El segundo acto de la agenda de la monarca lo realizó este miércoles al dar la bienvenida formal al nuevo Lord Chamberlain, el Barón Andrew Parker, a su puesto, que se encarga de supervisar el funeral como parte de su trabajo.

El evento oficial quedó registrado en la circular de la corte en la que se recogen los eventos diarios a los que asiste la Reina y su familia, y de él se hacen eco hoy los periódicos del país.

En los registros consta que Andrew Parker -antiguo director de los servicios secretos británicos (interno) MI5- mantuvo una audiencia con la monarca, quien le entregó la vara y la insignia correspondientes al Lord Chamberlain.

El Barón Parker de Minsmere, como se le conoce, asumió oficialmente su nuevo papel el pasado día 1, tras la retirada, tras más de 14 años en ese puesto, del conde William Peel, que también ha supervisado los preparativos para el funeral del duque, una operación conocida como «Forth Bridge».

El duque de Edimburgo, que el pasado marzo había permanecido hospitalizado varias semanas, murió en Windsor a los 99 años. La familia real guarda dos semanas de luto y se prepara para el funeral del duque de Edimburgo, que tendrá lugar este sábado -día 17- en la capilla de San Jorge, adyacente al castillo de Windsor.

El duque de Edimburgo, el ancla de Isabel II

Viviana García
La reina Isabel II de Gran Bretaña  y su esposo, el príncipe Felipe, el duque de Edimburgo, asistiendo en el 2012 a la reunión del Derby en el hipódromo de Epsom
La reina Isabel II de Gran Bretaña y su esposo, el príncipe Felipe, el duque de Edimburgo, asistiendo en el 2012 a la reunión del Derby en el hipódromo de Epsom

La reina encontró en su esposo el apoyo que necesitó durante las peores crisis, como la separación de los príncipes de Gales en 1992 o la muerte de Lady Di en París en 1997

El 6 de febrero de 1952, en una cabaña en lo alto de un árbol en Kenia, la vida del duque de Edimburgo dio un giro cuando su esposa, Isabel y heredera al trono británico, iniciaba el reinado más largo de la historia del Reino Unido.

Con 25 años, la entonces duquesa de Edimburgo había subido al refugio Sagana Lodge, en la localidad keniana de Kiganjo, como princesa y bajó como reina del Reino Unido y de varios países de la Mancomunidad Británica de Naciones (Commonwealth).

En esa jornada de febrero de 1952, al duque de Edimburgo le tocó la misión más delicada de sus cuatro años de matrimonio: comunicar a su mujer que su padre -el rey Jorge VI (1895-1952)- había muerto mientras dormía en la residencia de Sandringham (en el este de Inglaterra) y que ella ya era la jefa de Estado.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Isabel II sigue encadenando actos en su agenda tras la muerte de su esposo