Una fundación por la igualdad de las mujeres pide la dimisión del presidente del Consejo Europeo por la afrenta a Von der Leyen

Según las firmantes, el «error contra la diplomacia» que cometió Charles Michel fue caer en la «trampa» del «dictador» Erdogan al apresurarse a sentarse en el único asiento colocado a la derecha del presidente turco


Redacción

La Fundación Millenia, de ámbito internacional y sin ánimo de lucro para el empoderamiento y la igualdad de las mujeres, ha escrito al presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, pidiéndole que dimita tras el «Sofagate», el incidente protocolario sufrido por la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, la semana pasada en Ankara.

Lanzada el día 8 de abril, con una carta a Michel con copia a Von der Leyen, la petición de esta fundación, con sede en Bélgica, ha sido apoyada hasta ahora por más de 5.700 personas, según la lista publicada en la página web de la entidad.

La petición de dimisión de Michel se sustenta en lo que definen como los «tres grandes errores» cometidos por el presidente del Consejo Europeo durante una reunión en Ankara el martes pasado con el jefe de Estado turco, Recep Tayyip Erdogan, que, constituyen una «afrenta» para Von der Leyen y «para todas las mujeres», informa Efe.

Según los firmantes, estos tres errores «graves» van «contra la diplomacia, la UE y los derechos humanos, especialmente los de las mujeres». «Teniendo en cuenta estos tres graves errores, es obvio que una pálida disculpa no solucionará el vacío político que usted (Michel) ha creado para Europa ante sus ciudadanos ni ante el mundo, cuyos medios de comunicación se han burlado del incidente», según las firmantes de la carta abierta. «Por lo tanto, le pedimos que dimita como presidente del Consejo Europeo», insistieron.

En su blog en Facebook y en varias entrevistas, Michel ha lamentado la situación vivida por Von der Leyen en Ankara que explicó por una interpretación «estricta» del protocolo por parte de las autoridades turcas, mientras que desde la Comisión Europea insisten en el miso rango de los dos presidentes, de la Comisión y del Consejo.

Según las firmantes, el «error contra la diplomacia» que cometió Michel fue caer en la «trampa» del «dictador» Erdogan al apresurarse a sentarse en el único asiento colocado a la derecha del presidente turco, y no inmutarse ante la «consternación» de Von der Leyen que había sido relegada a un sofá lateral, pese a que esa visita a Ankara se efectuó en «dúo al mismo nivel diplomático».

«En ese momento, podría haberse puesto de pie e invitar a la presidenta a sentarse (en la silla), o permanecer de pie y solicitar un segundo asiento», subrayan en la carta a Michel, a quien le reprochan además una falta de «buena educación», ya que sentarse en la única silla disponible fue «grosero».

El «error contra la Unión Europea» lo fundamentan en que la «actitud irreflexiva (de Michel) es perjudicial para todos los ciudadanos» de la UE frente al presidente de Turquía, «dándole al dictador una imagen de conflicto interno».

Consideran además «patético» que Michel en vez de «admitir su culpa y su responsabilidad en la trampa tendida por Erdogan a la Unión Europea y el desprecio a las mujeres, se queja de los ataques injustos».

Por último, el «error contra los derechos humanos y en particular los derechos de la mujer» se basa en que tan solo unos días antes del viaje de Michel y Von der Leyen a Ankara Erdogan anunció, el 20 de marzo, que su país se retiraba del Convenio de Estambul para prevenir y combatir toda violencia contra las mujeres.

«Al asumir ostensiblemente el liderazgo como hombre sobre una mujer que es su igual político, le ofrece un refuerzo al dictador sobre el aplastamiento que quiere imponer a las mujeres y niñas de Turquía», añadieron.  

Turquía se lava las manos en la polémica con la UE por el «sofagate»

salvador arroyo

El Gobierno argumenta que cumplió con el protocolo indicado por los europeos al no dar la misma relevancia a Von der Leyen que a Michel

Torpeza, descoordinación, desaire o estricto protocolo. Pocas veces un sofá ha dado para tanto en un encuentro diplomático. Y el de la sala del Complejo Presidencial de Ankara, en el que se reunieron el martes Ursula von der Leyen y Charles Michel con el mandatario turco Recep Tayyip Erdogan, sigue dando mucho de que hablar. La Comisión Europea juzgó inapropiado que su presidenta no tuviera un sillón junto a los otros dos líderes en ese encuentro que se prolongó durante 2 horas y 45 minutos. Protestó con lenguaje envolvente por el hecho de que la alemana fuera relegada al famoso sofá. Lo importante era la trascendencia de los asuntos que estaban en la negociación y no se quería convertir el «incidente» en un «problema público». Pero sí, tenía que haber sido tratada como una igual.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Una fundación por la igualdad de las mujeres pide la dimisión del presidente del Consejo Europeo por la afrenta a Von der Leyen