Rusia advierte que intervendrá si Kiev busca una «Srebrenica» en el Donbás

La Voz REDACCIÓN / LA VOZ

INTERNACIONAL

El presidente Zelenski durante su visita a las tropas en el Donbás
El presidente Zelenski durante su visita a las tropas en el Donbás PRESIDENTIAL PRESS SERVICE | EFE

El presidente ucraniano viajó este jueves a la región en plena escalada militar

09 abr 2021 . Actualizado a las 09:07 h.

En la región del Donbás, donde se enfrentan desde el 2014 las fuerzas ucranianas con los separatistas apoyados por Rusia, la tensión se eleva día a día y no solo por los movimientos militares. También por las palabras. Rusia, en boca de uno de sus altos cargos, usó este jueves una de las más aciagas de la historia europea reciente: Srebrenica. Lo hizo para advertir de que intervendrá en la región si las autoridades de Kiev organizan en el este del país una matanza como la ocurrida en la ciudad bosnia en 1995, cuando fueron asesinados 8.000 bosnios musulmanes.

«Hoy todo depende de la magnitud de los enfrentamientos. Si allí tiene lugar, como dice nuestro presidente [Vladimir Putin], una Srebrenica, entonces nosotros nos veremos obligados a acudir en su ayuda», dijo Dmitri Kozak, subjefe de la Administración presidencial, según recoge Efe de la agencia TASS.

En el otro lado del tablero, el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, se trasladó este jueves al Donbás, en una muestra de apoyo a los soldados en el frente ante el aumento de tropas rusas y una intensificación de las violaciones del alto el fuego. «Como comandante en jefe quiero estar con nuestros soldados en estos difíciles momentos en el Donbás. Ir a los lugares de la escalada», señaló Zelenski en un tuit.

En lo que va de año, al menos 25 soldados ucranianos han muerto en enfrentamientos con los separatistas apoyados por Rusia, el último un soldado de 23 años el miércoles. Ucrania acusa a los separatistas de aumentar las provocaciones en el Donbás en los últimos días. Se trata, según Kiev, de la mayor escalada de tensión en el conflicto desde que se adoptaron en julio del 2020 medidas para reforzar el alto el fuego del 2015.

Zelenski recibió el apoyo explícito del presidente del Comité Militar de la OTAN, el mariscal británico Stuart Peach. En un viaje de dos días a Ucrania, Peach aprovechó para respaldar el compromiso del presidente ucraniano para zanjar el conflicto en el este del país y denunció las acciones agresivas de Moscú. «Pedimos a Rusia que deje de apoyar a milicianos en el este de Ucrania y retire sus fuerzas de territorio ucraniano. Ucrania es uno de los socios más cercanos e importantes de la OTAN», avisó.

Violaciones del alto el fuego

La misión especial de supervisión de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), que vigila el cumplimiento del alto el fuego, sigue registrando en sus informes violaciones diarias tanto en Lugansk como en Donetsk, donde se han producido desde el pasado 2 de abril más de 1.500 incidentes armados.

Un grupo independiente de investigadores, el Conflict Intelligence Team (CIT), publicó este jueves fotografías y vídeos de un supuesto campamento militar ruso en la región de Vorónezh, a unos 200 kilómetros de la frontera ucraniana. De acuerdo con esta fuente, con sede en Rusia, se trata de la «mayor concentración de tropas rusas cerca de la frontera con Ucrania desde el 2015».

EE.UU., la OTAN y la Unión Europea han expresado su preocupación por el movimiento ruso. El Mando Europeo de EE.UU. (EUCOM) ha elevado el nivel de alerta desde el de una posible crisis al de una potencial crisis inminente, el nivel más alto, en respuesta al despliegue de tropas adicionales por parte de Rusia, según The New York Times.

La canciller alemana, Angela Merkel, exigió este jueves al presidente ruso, Vladimir Putin, en una conversación telefónica que reduzca la presencia militar cerca de la frontera con Ucrania a fin de conseguir una desescalada de la situación, de acuerdo con un comunicado de su oficina. Putin a su vez responsabilizó a Ucrania de la escalada de tensión, al afirmar que «Kiev últimamente caldea deliberadamente la situación en la línea de separación».

En Kiev, el ministro ucraniano de Exteriores, Dmitri Kuleba, se reunió con su homólogo polaco, Zbigniew Rau, quien viajó a la capital ucraniana de manera «extraordinaria y urgente» por «una amenaza a la paz en las fronteras de Ucrania».