La UE tiende puentes con Turquía, pero exige seguir rebajando la tensión

Michel y Von der Leyen piden a Erdogan mayor compromiso con los derechos fundamentales para restaurar la relación bilateral

Charles Michel y Von der Leyen posan con Erdogan ante el palacio presidencial en Ankara
Charles Michel y Von der Leyen posan con Erdogan ante el palacio presidencial en Ankara

Bruselas / Colpisa

Una visita poco habitual, gestos de distensión y un mandato muy concreto de los líderes de la UE por desarrollar. Charles Michel y Ursula von der Leyen viajaron este martes a Ankara para reunirse con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. Comenzaban así a dar forma a la voluntad expresada por los jefes de Estado y Gobierno de los Veintisiete el pasado 25 de marzo: reconstruir el vínculo con este socio estratégico, candidato desde hace más de dos décadas a integrarse en el proyecto comunitario. ¿La condición? Que mantenga «la actual desescalada».

Así que los presidentes de las instituciones comunitarias invitaron a Erdogan a aprovechar esa mano tendida. Y lo hicieron, además, con el consenso de Estados Unidos. El propio Michel conversó el lunes por la noche con el embajador de este país y, según fuentes comunitarias, es evidente que los intereses de la Casa Blanca «están plenamente alineados con la necesidad de un entorno estable y seguro en el Mediterráneo oriental y de una relación positiva y mutuamente beneficiosa entre la UE y Turquía».

Las próximas semanas demostrarán si se puede llegar lejos en esta nueva fase. El primer examen, de hecho, se espera en menos de dos meses, en la reunión del Consejo Europeo que se celebrará en junio. «Turquía ha mostrado interés en volver a comprometerse con la UE de una manera constructiva. Estamos listos para trabajar en un nuevo impulso en nuestra relación. Pero esto es solo el principio», destacaba la presidenta de la Comisión Europea.

La ruta marcada destaca la cooperación económica (para lo que Bruselas comenzará a trabajar en distintas áreas), la migración y un mayor «contacto y movilidad» entre los ciudadanos. «Nuestro compromiso será progresivo, proporcional y reversible y esperamos que Turquía aproveche esta oportunidad», emplazaba el presidente del Consejo Europeo.

El Mediterráneo Oriental parece hoy menos minado que hace unos meses; calma chicha en los contenciosos con Grecia y Chipre por las prospecciones de gas y voluntad de renovación del pacto migratorio, que expira este año. «Agradecemos que Turquía acoja a cuatro millones de refugiados sirios y aceptamos que continúe la ayuda de la UE», resaltaba el político belga.

La Comisión presentará próximamente una propuesta de mejora de la financiación para la acogida de refugiados sirios en Turquía, Jordania y el Líbano. Y también se avanzan «diálogos de alto nivel» sobre cuestiones de interés mutuo: regionales, de salud pública, clima y lucha contra el terrorismo. 

Convención de Estambul

Pero este encuentro en Ankara se producía poco después de la retirada de Erdogan de la Convención de Estambul, que combate la violencia contra las mujeres, y tras las presiones del Gobierno para la ilegalización del principal partido de la oposición, el prokurdo HDP. También tiene lugar tras otro episodio cuestionable, la detención este fin de semana de una decena de almirantes ya jubilados que firmaron una carta abierta que cuestionaba el plan del presidente turco de crear una nueva vía fluvial, el canal de Estambul, entre el mar Negro y el mar de Mármara para facilitar los flujos marítimos a través del Bósforo y los Dardanelos.

«El Estado de derecho y el respeto de los derechos fundamentales son valores irrenunciables de la UE». Michel afirmó que en su encuentro con el presidente turco «compartimos nuestra profunda preocupación por los últimos acontecimientos en Turquía a este respecto, en particular sobre la libertad de expresión y los ataques contra los partidos políticos y los medios de comunicación».

Michel y Von der Leyen mantuvieron encuentros con representantes en Turquía de distintas organizaciones no gubernamentales que les informaron sobre el estado de los derechos de las mujeres, y la situación de los refugiados en las fronteras sudorientales y en las áreas controladas en el norte de Siria. Con Erdogan tuvieron una «conversación franca», según fuentes de la UE, en la que se dejó claro al mandatario turco que «sin mejoras en la situación de las mujeres, la libertad de expresión y la de los medios de comunicación ni los Estados miembro ni sus opiniones públicas aceptarán una agenda positiva» con Turquía.

 

A Von der Leyen «no le hizo gracia» quedarse sin silla en la reunión con Erdogan

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, quedó relegada a un sofá lateral durante el encuentro que mantuvo con el Recep Tayyip Erdogan, mientras él y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, se sentaron en dos sillas en el centro de la sala de la reunión.

«A la presidenta no le hizo gracia», señaló a Efe una fuente europea cercana a las conversaciones que se desarrollaron hoy en Ankara.

En los vídeos oficiales difundidos del encuentro (https://audiovisual.ec.europa.eu/en/video/I-203992), puede observarse como Von der Leyen, Michel y Erdogan llegan a una sala en la que hay dos sillas presidiendo la escena y dos sofás laterales y que, mientras los dos hombres se sientan en las sillas, ella se queda de pie.

En una escena posterior, la alemana aparece sentada en el sofá lateral y Michel y Erdogan permanecen sentados en las sillas, cerca de las banderas de la Unión Europea y Turquía.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La UE tiende puentes con Turquía, pero exige seguir rebajando la tensión