Aumenta la tensión militar en la frontera entre Rusia y Ucrania

La OTAN se declara «seriamente preocupada» por las escaramuzas bélicas entre ambos países

Un soldado ucraniano, en las proximidades de la ciudad de Donetsk
Un soldado ucraniano, en las proximidades de la ciudad de Donetsk

Moscú / Colpisa

La tensión bélica entre Rusia y Ucrania va en aumento. La escalada comenzó hace casi dos semanas cuando el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, aprobó una doctrina de seguridad inédita hasta ahora, que contempla la recuperación de la anexionada Crimea y el control sobre el territorio rebelde de Donbás (Donetsk y Lugansk). Además, Zelenski anunció las intención de Ucrania de acelerar su integración en la OTAN.

Desde entonces Moscú sigue enviado tropas a la frontera con Ucrania mientras Kiev refuerza su dispositivo militar en la «línea de separación» con las fuerzas separatistas de Donetsk. Las dos partes se acusan mutuamente de llevar a cabo ataques esporádicos en violación del alto el fuego.

Las autoridades ucranianas denunciaron este martes la muerte de otros dos de sus soldados, después de que el pasado 26 de marzo sufrieran ya cuatro bajas entre sus militares por disparos de las fuerzas separatistas.

Estos, por su parte, aseguraron el sábado que un dron ucraniano dio muerte a una niña de cinco años e hirió a una mujer que la acompañaba, su abuela de 66 años parece ser.

El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, reiteró el lunes: «Nuestro Ejército se desplaza dentro de su territorio en la dirección que considera oportuna y de la manera necesaria para garantizar la seguridad de nuestro país». Respondía así a las acusaciones de «intimidación» de Estados Unidos y a los llamamientos a la «moderación» de la Unión Europea. La OTAN se ha unido ahora a este clamor y ha expresado su apoyo a Kiev.

Según Peskov, «Rusia no representa una amenaza para ningún país del mundo, incluida Ucrania». Al mismo tiempo, el portavoz presidencial tachó de «incontrolada» la situación en la línea de separación con Donbás, ya que, aseguró, «los mandos militares ucranianos deciden por su cuenta, sin recibir órdenes de Kiev, iniciar tiroteos». Kiev, sin embargo, lleva meses alertando de que son las fuerzas separatistas las que violan la tregua sin ningún motivo ni justificación.

Peskov se refirió también a la muerte de la menor de cinco años a causa de un avión no tripulado y, a su juicio, tal incidente es la causa de que el conflicto tienda de nuevo a recrudecerse. «Es una amarga consecuencia de un problema no resuelto», añadió. Sin embargo, el Ejército ucraniano rechaza tener nada que ver con el supuesto dron y afirma que nunca dispara contra civiles. Subraya que lo que causó la muerte de la niña fue una mina. En Kiev creen que Rusia busca un pretexto para atacar Ucrania, consolidar el control de los separatistas sobre Donbás e incluso ampliar sus conquistas a otras regiones ucranianas.

Con la mediación de Alemania y Francia, Rusia y Ucrania suscribieron en febrero del 2015 la segunda y definitiva variante de los acuerdos de Minsk, ciudad en donde se firmaron. Pero Moscú y Kiev se acusan mutuamente de incumplimiento. Y es que existe una discrepancia crucial de interpretación de lo pactado. Rusia insta a Ucrania a que se siente a negociar con los líderes separatistas de Donetsk y Lugansk, pero Ucrania exige antes unas elecciones en esas dos regiones para que las conversaciones se lleven a cabo «con dirigentes democráticamente elegidos según las leyes ucranianas».

El Gobierno ucraniano considera «terroristas» a los actuales líderes de Donbás y sostiene que los colocó Moscú con la fuerza de las armas.

En Donetsk y Lugansk rige actualmente un alto el fuego pactado el 27 de julio del 2020, aunque, según la misión de vigilancia de la Organización para Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), registra violaciones a diario. Zelenski solicitó el mes pasado una nueva cumbre con Putin.

Ambos se reunieron el 9 de diciembre del 2019 en París en compañía del Emmanuel Macron y de la canciller alemana, Angela Merkel, en un formato que se ha venido a denominar «Cuarteto de Normandía», pero lo poco que allí se acordó no se está cumpliendo, salvo algún que otro intercambio de prisioneros. Este conflicto se ha cobrado ya más de 13.000 muertos desde su comienzo en abril del 2014, un mes después de la anexión de Crimea, y es el único activo en Europa actualmente.

Preocupación aliada

Por su parte, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, expresó el martes la «seria preocupación» de la alianza por las actividades militares rusas próximas a Ucrania y destacó su respaldo a la soberanía de Kiev, informa AFP.

Stoltenberg explicó que había llamado al presidente de Ucrania, «para expresar la seria preocupación por las actividades militares de Rusia» próximo de la frontera de Ucrania y las continuas violaciones del alto el fuego. «La OTAN apoya firmemente la soberanía y la integridad territorial de Ucrania. Seguimos comprometidos con nuestra estrecha asociación», expresó Stoltenberg en un mensaje en Twitter.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Aumenta la tensión militar en la frontera entre Rusia y Ucrania