Netanyahu acusa a la Justicia de un «intento de golpe» en Israel

El primer ministro se ve acorralado por la Fiscalía, que denuncia su «grave caso de corrupción» y por el bloqueo político que impide formar Gobierno

Netanyahu, durante su comparecencia ante el tribunal
Netanyahu, durante su comparecencia ante el tribunal

Jerusalén / colpisa

Benjamin Netanyahu tiene dos frentes abiertos que amenazan su futuro como primer ministro de Israel. En el judicial, la Fiscalía habló alto y claro sobre su «grave caso de corrupción» y el dirigente conservador arremetió respondió acusando a la Justicia de «intento de golpe». En el político, y pese a ser el líder más votado en las últimas elecciones, el presidente Reuven Rivlin abrió el proceso de consultas con los partidos para designar a un candidato la formación de Gobierno y acabadas las reuniones certificó que se mantiene el bloqueo. «No veo una vía para formar una coalición», lamentó. Las diferencias personales pesan demasiado y nadie es capaz de llegar a los 61 escaños necesarios.

Las calles cercanas al tribunal donde se juzga al dirigente del Likud por tres delitos de corrupción mostraron una vez más la fuerte división entre sus partidarios y detractores. A un lado, una gran pancarta rezaba «Crime Minister», al otro se leía el lema «Rey Bibi» (apelativo cariñoso para referirse al político). A Netanyahu le tocó esta vez acudir a la sala en la primera sesión de la fase de presentación de pruebas y escuchó a la Fiscalía denunciar el «grave caso de corrupción del régimen» y acusarle de «usar sus grandes poderes de forma prohibida».

De los tres casos que tiene abiertos, se trató el llamado Caso 4000, el que es considerado el más grave. Netanyahu hace frente a cargos por sobornos, fraude y violación de confianza tras presionar para garantizarse una cobertura informativa favorable para él y su mujer en Walla, portal de noticias de Shaul Elovitch, principal accionista de Bezeq, el gigante de las telecomunicaciones en el país. A cambio, habría impulsado regulaciones a Elovitch.

La fiscal Liat Ben-Ari afirmó que el dirigente abusó de sus competencias «como legislador y como regulador para provocar o intentar provocar que un medio informara de forma distinta, sólo para promover sus intereses personales».

Netanyahu escuchó a la Fiscalía, pero abandonó la sala antes de que llegara el turno de declarar de Ilan Yehoshua, ex director general de Walla y primer testigo en comparecer en el proceso. Yehoshua confirmó las presiones y dijo que al primer ministro le pusieron el alias de Kim, en recuerdo al dictador norcoreano: «Éramos un sitio de Internet que hacía lo que su oficina nos decía».

Designar un candidato

A los problemas con la justicia, Netanyahu suma el bloqueo político que sufre Israel, que puede provocar unas quintas elecciones. Tras la primera ronda de contactos lanzada por Rivlin, el primer ministro obtuvo 52 recomendaciones de cuatro partidos y Yair Lapid, 45 de cinco formaciones.

Ninguno superó los 61 escaños necesarios, pero el presidente podría designar a Netanyahu como candidato para formar gobierno ya que el Likud fue el más votado en los pasados comicios. Dispondría de 28 días para conformar un Ejecutivo, un plazo que Rivlin puede prolongar 14 días.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Netanyahu acusa a la Justicia de un «intento de golpe» en Israel