Cameron y Johnson, el «brexit» los separó y el escándalo los reúne

I. Gurruchaga LONDRES / COLPISA

INTERNACIONAL

Boris Johnson y David Cameron, en un acto en el 2015
Boris Johnson y David Cameron, en un acto en el 2015 ANDY RAIN | Efe

El ex primer ministro presionó para obtener fondos de la pandemia y al actual su examante americana está contando sus amores y negocios al «Mirror»

02 abr 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

David Cameron había desaparecido de la vida pública. Las 700 páginas de sus memorias vendieron regular. No se supo más de la bonita chabola en su jardín, donde las escribió. De vez en cuando, su coetáneo en el colegio de Eton, Boris Johnson, le ofrecía un puesto y por alguna misteriosa vía la prensa se enteraba de que lo había rechazado. Quería concentrarse en sus labores benéficas.

Pero guardaba un secreto. Se había convertido en consejero de Greensill, una empresa dedicada al factoraje, dirigida por un financiero australiano que le pagaba un salario además de una opción de venta de acciones cuando la sociedad saliese a Bolsa. Unos 70 millones de euros si todo iba bien. Pero la empresa es ahora insolvente y sus acciones no valen nada.

El exprimer ministro ha desaparecido ahora con empeño. A ningún medio responde cuando le piden que explique su viaje a Arabia Saudí, al principio del 2020, con el patrón de la compañía, Lex Greensill. Aquel desplazamiento incluyó, según fuentes del Financial Times, ir de cámping al desierto con el príncipe heredero, Mohamed bin Salman, a quien se le ha achacado el asesinato del periodista Jamal Khashoggi.