Netanyahu insta a los líderes derechistas rivales a unirse para formar Gobierno

Advierte que un Ejecutivo progresista puede devastar todos los logros de los ultimo años

Benajmin Netanyahu, tras conocer los resultados en la noche electoral
Benajmin Netanyahu, tras conocer los resultados en la noche electoral

Agencias

El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, instó este miércoles a líderes derechistas del heterogéneo bloque opositor a unirse a él para crear un Gobierno «estable» que rompa con el bloqueo político del país, en su primera intervención pública desde la noche posterior a las elecciones del 23 de marzo, informa Efe.

Netanyahu pidió juntar fuerzas para «formar un Ejecutivo de derecha estable» a Guideon Saar, del partido Nueva Esperanza, y a Naftali Benet, de Yamina, dos antiguos socios que no le apoyan, pero que son parte del arco político derechista como su partido Likud.

«Os hago un llamado, regresad a vuestro espacio natural, la derecha. Unámonos y establezcamos un Gobierno» que «dure muchos años», dijo el primer ministro interino en una rueda de prensa televisada.

También les instó a «dejar de lado las controversias» que les han afectado en los últimos años con el fin de «instaurar de inmediato» una coalición derechista que acabe con la crisis del coronavirus y recupere la economía.

Saar, que concurrió por primera vez en estas elecciones con una formación de nuevo cuño tras separarse del Likud por disputas con Netanyahu, obtuvo seis escaños y aseguró que no gobernaría con el primer ministro. Benet, por su parte, obtuvo siete asientos y por ahora no se ha posicionado a favor o en contra de Netanyahu, por lo que se le considera un actor clave que podría inclinar la balanza.

Netanyahu ganó las pasadas elecciones -las cuartas de Israel en menos de dos años- con 30 escaños, pero tanto su bloque como el frente de partidos que se le opone no tienen una mayoría clara de 61 escaños en un Parlamento de 120 para formar Ejecutivo.

Netanyahu reúne 52 asientos con sus socios ultraortodoxos y de extrema derecha, y el bloque opositor tiene 57 asientos, pero lo integra una amplia amalgama de grupos que van desde la izquierda y centro hasta la ultraderecha, y todavía no acordaron un candidato concreto a recomendar ante el presidente israelí, Reuvén Rivlin.

El primer ministro advirtió  que un Gobierno entre los partidos opositores, «con las divisiones internas y todos los problemas dentro de él, puede devastar todos los logros de los últimos años», y aseguró que en caso de instaurarse, caería «muy rápidamente» y sería «un desastre para el Estado de Israel y su economía».

Rivlin recibió este miércoles los resultados oficiales de los comicios, el próximo lunes iniciará consultas con los partidos y se prevé que el miércoles que viene encargue la tarea de crear Ejecutivo al candidato con más apoyos potenciales. Sin embargo, por ahora no se entreven mayorías claras con las que formar un Ejecutivo que saque a Israel de su largo estancamiento político. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Netanyahu insta a los líderes derechistas rivales a unirse para formar Gobierno